El jefe llamó a la policía luego de que uno de sus empleados se comieta un elote sin permiso. (tiktok: notme0_o1)
El jefe llamó a la policía luego de que uno de sus empleados se comieta un elote sin permiso. (tiktok: notme0_o1)

En un negocio estuvo en el ojo de la tormenta, luego de que el jefe llamara a la policía tras enterarse de que uno de sus empleados se había comido un elote. Esta drástica decisión causó la indignación del resto de colaboradores, quienes en solidaridad con su compañero decidieron renunciar.

El incidente sucedió el pasado 17 de septiembre en ‘Elotelandia’ ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua y se dio a conocer a través de , por parte de uno de los involucrados que contó su versión de los hechos desde el anonimato por la cuenta @notme0_0, que posteriormente eliminó la publicación; sin embargo, ya ha sido replicada en otras redes sociales como

Según narró el usuario, el día que sucedió todo había mucha gente en el local y ya tenían todo limpio, por lo que una compañera se sentó debido a que se sentía mal y él le hizo compañía, fue en ese momento que llegó su jefe a gritarlos pensando que llevaban bastante tiempo sin hacer nada.

Pese a que le aclararon que recién se habían sentado, él no les creyó y se puso a revisar las cámaras de seguridad, dándose cuenta de que otro de los empleados había agarrado un vaso chico de elote con queso y no había pagado por ello, por lo que lo regañó y le cobró el vaso de un vaso grande.

“En eso se acerca a la caja y le dice a la cajera ‘cóbraselo como grande’ cuando el vaso fue uno pequeño, pero bueno, nadie dijo nada, nadie le discutió, mi compañero pagó y todo bien”, contó en su publicación.

No contento con eso, ingresó a la cocina y despidió al muchacho que se había comido el elote y le exigió que le devolviera el uniforme por el que el colaborador había pagado cuando ingresó a trabajar. Posteriormente, la chica que se había sentido mal renunció, ya que ella también había agarrado un vaso chico de papas y también se lo quería cobrar como grande.

Esta reacción no le gustó al dueño, quien decidió llamar a la policía para denunciar a sus trabajadores por comerse la comida sin pagar. Los policías solo pasaron por el negocio para ver si algo malo había sucedido, pero no hicieron nada. Tras el incidente, 5 de los 8 empleados decidieron renunciar debido a los malos tratos provocados por su empleador, quien según cuenta el usuario eran todos menores de edad, no tenían seguro y estaban en la incertidumbre si les pagarían los días que trabajaron antes de renunciar.

Elotelandia se defiende

Luego de que el incidente se hiciera viral y generara polémica en redes sociales, el negocio emitió un comunicado a través de sus redes sociales, donde dieron su versión de los hechos. “Siempre hemos intentado mantener un excelente ambiente laboral con mejores prestaciones. Cuando un empleado es despedido por sus acciones, siempre se busca hacerlo de una manera cordial, no siempre es posible, ya que muchos empleados no reaccionan de la mejor manera”, dijeron.

tags relacionadas