'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez
'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez

Aunque sus platos preferidos son los tacos y enchiladas, el buen ‘Ñoño’ se quedó encantado con el sabor de la comida peruana. Así que decidió emprender en el negocio gastronómico para vender comida norteña, como seco a la norteña, cebiche y tortilla de raya.

LEE TAMBIÉN: Romeo Santos: venta de bebidas, comida y recuerdos en el estadio generaron S/ 500 mil

Este emprendimiento se le ocurrió al artista José Wilder Montero Torero (47), que lleva 27 años interpretando al hijo del ‘Señor Barriga’, quien motivado por su esposa María Verónica decidió vender platos chiclayanos. La sazón le pertenece a su señora, quien prepara los sabrosos platos y el buen José los reparte entre sus vecinos en Comas.

Algunas veces ha llegado a realizar delivery caracterizado con el personaje de ‘Ñoño’. “Mis vecinos me conocen de tiempo y cuando salgo a repartir, ellos me gritan: ¡Mírelo eh, mírelo eh, mírelo eh!”, bromea el artista que se presenta en sus diferentes shows como ‘Ñoño peruano’.

'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez
'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez

Montero contó que representó al Perú en el año 2000 en el homenaje ‘Síganme los buenos’ que se le realizó a Roberto Gómez Bolaños, ‘Chespirito’, en México. En ese evento fue reconocido con el primer lugar por encima de otros actores de diferentes países latinoamericanos.

El propio Roberto Gómez Bolaños me dijo que imitaba muy bien a ‘Ñoño’”, recordó.

A partir del 26 de febrero, ‘Ñoño peruano’ se presentará en Cartavio y luego empezará una gira por todo el Perú. Puedes seguirlo en sus redes sociales como: @Ñoño peruano.

'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez
'Ñoño' encanta a los peruanos vendiendo cebichito con la sazón de su esposa. Foto: Alan Ramírez