Va al médico por presentar hipo persitente desde hace meses y descubre que tiene un tumor cerebral. (Foto: Freepik)
Va al médico por presentar hipo persitente desde hace meses y descubre que tiene un tumor cerebral. (Foto: Freepik)

Un hombre de la , cuyo nombre no ha sido revelado, pasó 4 meses con hipo, el cual afectó su vida diaria seriamente. Luego de presentar un fuerte dolor de cabeza durante 15 días, se dirigió al médico y descubrió que la causa de su molestia era un tumor en el cerebro.

Según informa , el hipo del paciente, de 30 años, se volvió habitual con el paso de los días y empezó a afectar tanto su sueño como su alimentación.

Al explicar su caso, se hicieron varios escáneres cerebrales para determinar el origen de su afección. Los resultados revelaron que tenía un glioma pontino intrínseco difuso, un tipo de tumor cerebral muy agresivo y difícil de tratar. También se observó una hemorragia interna en el órgano y una forma leve de hidrocefalia.

Los médicos que atendieron el caso consideraron que la rara enfermedad se produjo porque el tumor estaba afectando el tronco encefálico. Esta área del cerebro controla los nervios y músculos asociados al hipo, descrito como espasmos involuntarios del diafragma.

El hipo del hombre comenzó a disminuir después de comenzar el tratamiento para su cáncer, según se reveló en la revista científica . Recibió un ciclo de radioterapia de seis semanas; sin embargo, murió.

“El hipo de paciente se comenzó a resolver después del inicio de la radioterapia. Luego de un mes de tratamiento, el hipo había disminuido considerablemente”, dijo Nagasubramanyam Vempalli, médico del Instituto de Ciencias Médicas de la India.

El autor del informe médico de la revista BMJ agregó que es importante identificar las causas del hipo persistente o crónico para evitar que los pacientes se compliquen.

¿Qué es el Glioma pontino intrínseco difuso (GPID)?

El glioma pontino intrínseco difuso, según la página Cancer.gov, es un tumor de crecimiento rápido que se forma en el tronco encefálico. Es difícil de tratar y tiene un mal pronóstico (probabilidad de recuperación) debido a los siguientes motivos:

  • No es un tumor bien definido y se disemina entre las células sanas del tronco encefálico.
  • Es posible que afecte funciones vitales, como la respiración y la frecuencia cardíaca.

Los signos y síntomas se pueden deber a gliomas de tronco encefálico o a otras afecciones. Consulte con el médico si su niño presenta alguno de los signos y síntomas siguientes:

  • Dificultad para mover los ojos (los ojos se giran hacia adentro).
  • Problemas de visión.
  • Dolor de cabeza matinal o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Somnolencia fuera de lo común.
  • Pérdida de la capacidad de mover un lado de la cara o el cuerpo.
  • Pérdida del equilibrio y problemas para caminar.
  • Mayor o menor energía que la habitual.
  • Cambios de comportamiento.
  • Dificultad para aprender en la escuela.

tags relacionadas