El hombre estaba fuera de sus casillas y no tuvo reparos en destruir casas enteras. (Foto: @dtapscott).
El hombre estaba fuera de sus casillas y no tuvo reparos en destruir casas enteras. (Foto: @dtapscott).

Asimilar un despido no es algo sencillo para muchas personas. Saber que de la noche a la mañana te quedaste en la calle y ves tus objetivos truncados, puede ser frustrante para algunos más que otros como sucedió con el protagonista de este , quien no pudo contener su rabia y descargó su furia de la manera más impensada: demolió casas.

MIRA TAMBIÉN | El dramático rescate de una niña que cayó en medio de una autopista

De acuerdo a la nota que comparte ‘’, este hombre de 59 años se desempañaba como el operador de una excavadora en una empresa de Ontario en Canadá. Él no pudo controlar sus impulsos al ser notificado de su despido y a ante eso ideó una terrible ‘venganza’.

Enterarse que había sido echado provocó que utilice la máquina demoledora pero esta vez para destruir propiedades aledañas. Estaba tan fuera de sí que no le importó destruir las viviendas del exclusivo barrio de Marina Muskoka en Canadá y tampoco se percató que estaba siendo grabado.

Uno de los videos registrando los hechos fue subido por en Twitter, y se ve claramente como sin remordimiento alguno el iracundo hombre trae abajo las fachadas de las mansiones generando la mirada atónita de muchos curiosos y también en redes sociales.

“Fue casi surrealista lo que pasó. Que suceda algo así es como ficción”, señaló Geordie Newlands, uno de los vecinos de Muskoka y además agrega que los daños materiales ascienden a varios millones.

Y aunque parezca difícil de creer, el sujeto solo ha recibido una sanción económica de 5 mil dólares por parte de las autoridades, pero más preocupante aún parece ser el tema de la salud mental y el ausente control de las emociones en este increíble caso.

¿Qué factores causan un despido?

El motivo de cese en las compañías puede dividirse en diversos factores, una de ellas es la causa disciplinaria. En otras ocasiones puede deberse a la crisis que atraviesa una empresa y por ende aquí es una razón netamente económica. Asimismo, otra causal puede ser la acumulación de amonestaciones, y en casos más severos: la incapacidad.


tags relacionadas