La historia de Esthela Clark se volvió rápidamente en todo el mundo. Y es que esta inescrupulosa mujer de 47 años, cegada por un deseo obsesivo de quedar embarazada, cometió varios crímenes sin pensar que habrían repercusiones.

Todo empezó cuando contrató a unos ‘coyotes’ por 3.000 dólares para que le trajeran a una mexicana a través de la frontera. La joven, que solo contaba con 22 años, aceptó alquilarle su vientre por 4.000 dólares sin saber el método emplearía Clark.

Al principio, la mujer le dijo a la mexicana que se mudara a su casa en Jacksonville, un lugar donde sólo había una habitación y un baño y donde convivía con su pareja, Ronaldo Castellanas. Finalmente pudo convencerla por medio del miedo ya que le dijo que el vecindario era muy peligroso.

Allí comenzó el infierno de la joven. A la semana de estar viviendo con la siniestra pareja, la víctima veía como ambos mantenían relaciones sexuales frente a ella y luego le ‘insertaban’ el semen que se quedaba en el condón por medio de una jeringa. Repetían la práctica hasta cuatro veces al día.

A pesar de sus esfuerzos, la muchacha no quedaba embarazada por lo que Esthela empezó a tratarla más violentamente. La amenazaba y hasta le advirtió que tenía poderes sobrenaturales y que sabría si le quería mentir.

Poco a poco fue disminuyendo sus raciones de comida (bajó 65 kilos), le exigía que limpie toda la casa, la obligaba a dormir en el piso e incluso a trabajar en un restaurante local y darle todas sus ganancias. Así pasaron dos años de esclavitud donde incluso fue violada por dos hombres desconocidos en presencia de Clark.

Finalmente, un conocido de la víctima realizó la denuncia a las autoridades quienes ahora procesan a Esthela por cargos como tráfico de personas extranjeras, tráfico sexual de menores, trabajo forzado y tráfico de esclavos. La mujer podría enfrentar hasta 20 años de cárcel por sus delitos.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.