“Soy Andrew pero puedes decirme Vegeta”. Con esta frase se identificó ante los medios un niño de 11 años de Phoenix, Arizona () que sobrevivió al feroz ataque de 400 abejas tras imitar una técnica del popular personaje que vió en .

El hecho ocurrió cuando el menor y un amigo disparaban con rifles de aire comprimido a diversos objetos, hasta que uno de los tiros impactó contra un auto abandonado del que salió un enjambre que al parecer serían de las temibles abejas africanizadas.

De pronto, todas las abejas comenzaron a atacar a Andrew, quien al verse abrumado por las picaduras, no se le ocurrió mejor idea que "incrementar su ki y hacerlo explotar" tal y como hizo Vegeta en sus combates contra Freezer y Cell en Dragon Ball Z.


Sin embargo, quienes en realidad ayudaron a "Vegeta" fueron dos bomberos de su localidad, que atendieron al llamado de emergencia y lograron rescatar al menor para trasladarlo a tiempo a un hospital, donde se recupera de forma satisfactoria.

Trome, si alguna vez te ves envuelto en una situación similar, sigue estas recomendaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para sobrevivir a cualquier ataque de abejas, y más aún si eres alérgico a las picaduras de ellas:


1. Corre lo más rápido que puedas y no te detengas a ayudar a nadie, a excepción de niños pequeños y personas con discapacidad que requieran de asistencia.

2. Mientras corres, cúbrete la cabeza con un polo o camiseta para proteger tu rostro y asegúrate que esto no ralentice tu progreso. Esto ayudará a mantener alejadas a las abejas de picar tus áreas sensibles como los ojos.

3. No dejes de correr hasta encontrar refugio, como un auto o un edificio. Algunas abejas podrían seguirte hasta el interior. Sin embargo, si vas a un área bien iluminada, las abejas se confundirán y empezarán a volar hacia las ventanas. No saltes al agua, ya que las abejas esperarán a que salgas a tomar aire. Si te encuentras atrapado por alguna razón, cúbrete con mantas, bolsos de dormir, o cualquier objeto que esté a tu disposición.

4. No aplastes a las abejas o muevas tus brazos. Las abejas se sienten atraídas al movimiento, y las abejas aplastadas emiten un olor que atraerá a más abejas.

5. Una vez que hayas encontrado refugio y dejado atrás a las abejas, remueve todos los aguijones que tengas incrustados. Cuando una abaje pica, deja su aguijón en la piel. Esto mata a la abeja así que no podrá picarte de nuevo pero también significa que el veneno continuará ingresando por la herida por un corto periodo de tiempo.

6. No arranques los aguijones con pinzas o con tus dedos, ya que esto solo escurrirá más veneno en la herida. En vez de ello, rasca el aguijón por un costado usando tus uñas, el filo de una tarjeta de crédito, un cuchillo para untar mantequilla u otro objeto de punta roma.

7. Si ves que alguien está siendo atacado por abejas, anímala a correr lo más rápido que pueda o a que encuentre refugio. No intentes rescartarla por tu cuenta. Contacta a los servicios de emergencia de tu localidad, ya que probablemente ellos estén capacitados para manejar este tipo de ataques.

8. Si fuiste picado más de 15 veces o empiezas a sentirte enfermo, o si tienes razones de peso para creer que eres alérgico a las picaduras de abeja, busca ayuda médica de inmediato. La persona promedio puede tolerar 10 picaduras por cada 0.45 kilogramos de peso corporal. Esto significa que 500 picaduras podrían matar a un niño, mientras que un adulto promedio podría soportar más de 1,100 de ellas.

QUE NO SE TE PASE