Le prohíben ir a su casa para estar junto a su gato moribundo y sus compañeros renuncian masivamente. (Foto: Referencial / Pixabay)
Le prohíben ir a su casa para estar junto a su gato moribundo y sus compañeros renuncian masivamente. (Foto: Referencial / Pixabay)

Por medio de las redes sociales, se dio a conocer el caso de una renuncia masiva ocurrida en una oficina, luego de que una trabajadora fuera prohibida de irse a su casa más temprano para permanecer junto a su gato moribundo. La historia, difundida mediante la plataforma , se ha vuelto tendencia con más de 10 mil reacciones.

Según la publicación, la madre de la joven, que en aquel momento era pasante, llamó alterada a su hija para pedirle que vaya de inmediato a la veterinaria para despedirse de su mascota. Entre llantos, la trabajadora se acercó a su superior para solicitarle unos días para procesar su pérdida; sin embargo, la respuesta obtenida no fue la esperada.

“Quería unos días libres y el jefe básicamente le dijo que los gatos son animales y que no le estaba permitido pedir tiempo libre a menos que se tratara de la muerte de un ser humano”, relató el internauta.

El usuario también detalló que el jefe, en vez de conversar con la joven en privado, habló en medio de la oficina, haciendo que los demás empleados escucharan la conversación. La chica, a pesar de la decepción y la clara indicación de su superior, abandonó el lugar para ver por última vez a su gato.

El caso se volvió tendencia en redes y el nombre del gerente salió a la luz

Tras el incidente, el responsable de la publicación decidió renunciar y enviar un correo a toda la oficina para despedirse y explicar la razón principal de su decisión, que era la actitud de su jefe. Además, dio a conocer lo sucedido en un foro de internet, en donde se reveló el nombre del gerente. Posteriormente, más de 20 personas presentaron sus renuncias.

La situación en la oficina era complicada pues se supo que la empresa había recortado los sueldos, supuestamente para evitar los despidos. Además, no pagó los bonos prometidos a los trabajadores cuando estos obtuvieron beneficios récord.

El usuario, un especialista en informática, reveló que no tuvo problema en encontrar otro trabajo. “No me da pena porque es un imbécil, pero su familia va a sufrir un duro golpe porque no tiene ninguna habilidad rentable además del PowerPoint”, agregó.

tags relacionadas