La novia y el novio no la pasaron bien en su boda por varios problema durante la fiesta. (Imagen referencial: Pixabay)
La novia y el novio no la pasaron bien en su boda por varios problema durante la fiesta. (Imagen referencial: Pixabay)

En las se la de una pareja de , que no tuvo la boda de ensueño y quedó ‘arruinada’ por los problemas durante la fiesta. Ante esta situación complicada, los padres de la novia presentaron una demanda contra los organizadores y exigieron una indemnización millonaria.

El 18 de septiembre de 2021, Jessica Alovis (29) y Matt Alovis (30) se casaron en una lujosa ceremonia con 200 invitados en el hotel Brooklyn Pier 1. Sin embargo, una restricción de ruido sin advertencia previa ‘saboteó’ la fiesta.

Problemas en la fiesta de casamiento

Cuando inició la recepción, los recién casados se enteraron de la regla que restringía el audio a un nivel “lamentablemente bajo”. Este detalle arruinó el primer baile de los novios, porque los asistentes apenas podían escuchar. Por si fuera poco, el DJ se negó a subir el volumen y trasladaron a los invitados a una sala pequeña.

Los novios tuvieron problemas en el baile porque los invitados apenas podían oír la música. (Imagen referencial: Pixabay)
Los novios tuvieron problemas en el baile porque los invitados apenas podían oír la música. (Imagen referencial: Pixabay)

“No había dónde sentarse. No había una flor en esa habitación. La mayoría de los adultos, además de nuestros muy buenos amigos y familiares, se fueron en ese momento porque en realidad nadie tenía idea de lo que estaba pasando”, contó Marjorie, madre de la novia, al portal .

Exigen demanda millonaria

La familia de Jessica Alovis aseguró haber preparando el casamiento muchos meses y pagado cientos miles de dólares. Por ello, Marjorie y Russell Newman, los papás de la novia, demandaron al hotel y a la organizadora de bodas, la estrella de “The Real Housewives of Miami” Guerdy Abraira, por “incumplimiento de contrato” y “ocultamiento engañoso de las restricciones de sonido”. Solicitaron un monto de 5 millones de dólares.

“Hubo innumerables horas dedicadas durante al menos un período de planificación de un año para lo que debería haber sido un evento especial único en la vida que fue destruido fácilmente por las acciones atroces de los acusados”, indicó la demanda.