Para muchos, la foto es una muestra de lo positiva que es la empatía entre las personas. (Foto: Natacha Coria/Facebook)
Para muchos, la foto es una muestra de lo positiva que es la empatía entre las personas. (Foto: Natacha Coria/Facebook)

En , un niño demostró toda su empatía cuando ayudó a su amigo de aula a hacer su tarea cubriéndole los oídos para que pudiese concentrarse. La imagen se hizo en como y su conmovió a todos.

Un noble gesto de empatía

De hecho, nadie le pidió a Jerónimo Arbanas que tuviera dicho gesto con Camilo Luna mientras se encontraban en clase en el 2B del Colegio Don Bosco, pero esto le ayudó a no sentirse saturado con el sonido del ambiente para así poder realizar de la mejor manera su tarea escolar.

Al ver esto, la mamá del pequeño con habilidades especiales, Natacha Coria, escribió en las redes sociales.

“Este pequeño que ayuda a mi Camilo a sobrellevar el estímulo del ruido, no tuvo prejuicio ni espera en accionar en favor, no critica ni se desentiende de la necesidad del que tiene a su lado. Sencillamente, y con gesto puro, ha colaborado para que su compañero pueda escribir sin sentirse tan agobiado. Aquí está el verdadero valor de la vida, amigos: acompañarnos, ponernos en el lugar del otro construyendo puentes para que todos podamos ser parte”.

Madre publica foto del momento de ambos niños en redes sociales. (Foto: Natacha Coria/Facebook)
Madre publica foto del momento de ambos niños en redes sociales. (Foto: Natacha Coria/Facebook)

Padres sorprendidos

Una vez que la imagen saliera del ámbito de las redes sociales, los padres de ambos fueron entrevistados por Demasiada Información señalando: “Es una condición de autismo y el Asperger lo diagnosticaron en diciembre. Es sensible a los ruidos y los cambios, pero siempre hay ángeles que se nos ponen en el camino”, afirmó Fabio, padre de Camilo.

Por su parte, Gabriela Espinosa, madre de Jerónimo, comentó: “No me sorprendió la noticia. Jero es muy abierto y (buen) compañero. Cuando le pregunté, me dijo ‘los nenes hacen mucho ruido y él necesita concentrarse para hacer la tarea, por eso le tapo los oídos’”.

Finalmente, el papá de Camilo destacó el buen corazón de la gran mayoría de los niños: “Es la pureza que los chicos llevan adentro. Son ángeles de los que debemos aprender. A los adultos nos faltan valores, empatía y respeto. Ellos entendieron todo”.