La estrella californiana desestimó las críticas sobre su empresa. (Foto: Getty Images)
La estrella californiana desestimó las críticas sobre su empresa. (Foto: Getty Images)

Cuando se trata de defender su patrimonio no se va con rodeos. La modelo y empresaria rechazó los comentarios malintencionados del maquillador Kevin James Bennett quien cuestionó una de sus últimas publicaciones en Instagram en donde lucía algunos de los productos de su marca. Esto fue lo que sucedió.

MIRA TAMBIÉN | El motivo por el que Doja Cat se rapó la cabeza y las cejas

Jenner visitó su empresa creadora y distribuidora de maquillaje ‘Kylie Cosmetics’ y decidió compartirlo con sus fans en redes sociales, sin embargo se encontró con algunos ‘haters’ como el ganador de un Emy. Este cuestionó a la estrella por, presuntamente, llegar sin el equipo de protección que todos los laboratorios exigen, como cuenta ‘.

“Soy un desarrollador de cosméticos y trabajo con fabricantes de cosméticos (y sus laboratorios). Tengo el pelo muy corto y nunca me han permitido entrar al piso de fabricación sin una redecilla para el cabello, cobertura de calzado, mascarilla... y guantes desechables. Me gustaría saber qué fabricante ignorante le permitió organizar esta sesión de fotos en su laboratorio y en la planta de fabricación, sin seguir los protocolos adecuados”, escribió en su .

Salió a defenderse

La respuesta de la figura norteamericana no se hizo esperar y comenzó el lio mediático ante los comentarios de otros usuarios como testigos de la contienda virtual. Ella dejó claro que no se encontraba en un laboratorio en sí y que su apreciación es inexacta.

“Nunca pasaría por alto los protocolos sanitarios y tampoco lo haría ninguna otra celebridad o propietario de una marca de belleza. Eso es completamente inaceptable, estoy de acuerdo. (Se trata de) un pequeño espacio personal creando mis propias muestras divertidas. ¡Nadie está poniendo en riesgo a los clientes! ¡Qué vergüenza, Kevin, por difundir información falsa!”

El maquillador continúo con la discusión en otro comentario y murió en su postura. Lejos de apaciguar el asunto, pidió que Kylie acepte su aparente error y continúe adelante.

Esta no es la primera vez que la empresaria se ve en la necesidad de defender su corporación. En el 2016 vivió un episodio similar cuando le tocó asumir una sanción a la corporación por la queja de algunos clientes, hecho que posteriormente fue corregido.