Lo que le ocurrió a Greg Foster es una de las principales noticias en San Diego, California () luego que él intentará batir un récord mundial Guinness. Su entusiasmo por comer chile super picante (), lo llevó a pasar uno de los momentos más terribles de su vida. El hecho quedó inmortalizado en un que ya es tendencia en y otras redes sociales.

El hombre, que vive en Rancho Peñasquitos y que tiene su propia marca de salsa: Inferno Farms Hot Sauce Company, quiso comer 123 chiles en Seaport Village y así obtener el primer puesto en la Ligue of Fire, la misma que integran los comedores de chile de todo el mundo.

Foster inició la competencia de forma extraordinaria, sin embargo después de comer 44 chiles, cultivados en su granja, acabó completamente derrumbado: de rodillas en el piso, con un ataque de llanto y finalmente vomitando todo lo que había ingerido. El hombre intentó comer 123 segadores de Carolina -como también se le conoce al chile- que según la Chili Pepper Madness, es el chile más picante del mundo.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Greg Foster compite en este tipo de certámenes. Empezó a participar en la Ligue of Fire hace años, y en 2016 ganó un concurso al comer 120 gramos de (chiles super picantes) en un minuto. Su victoria lo motivó para superar su marca y en este 2020 quiso batir un récord Guinness.

La meta era comer 123 chiles super picantes, y aunque empezó con el pie derecho, no pudo aguantar ingesta de este alimento picante. Todo el entrenamiento realizado por años quedó atrás y acabó derrotado tras comer 44 Caroline Reapers. ¿Cómo calmó el terrible ardor en su estómago? Pues vomitó absolutamente todo lo que comió y bebió litros de leche fría. El momento quedó registrado en un impactante .

MÁS SOBRE VIRALES

VIDEO RECOMENDADO