Cliente deja propina de 3 mil dólares a mesera, pero ahora el restaurante lo está demandando. (Foto: WNEP / YouTube)
Cliente deja propina de 3 mil dólares a mesera, pero ahora el restaurante lo está demandando. (Foto: WNEP / YouTube)

Un restaurante de Pensilvania, Estados Unidos, está llevando a juicio a un cliente, luego de que su generosa propina se convirtiera en un auténtico calvario. Aquí conocerás cuáles son las razones de esta problema legal.

MIRA TAMBIÉN |

En junio, Eric Smith dejó una propina de 3 mil dólares en Alfredo’s Pizza, ubicado en la ciudad de Scranton, por un consumo de solamente 13 dólares.

Su gesto conmovió al personal del establecimiento, quienes no podían concebir que un cliente había dejado tanto dinero por una orden mínima.

El caso incluso llegó a la televisión local, donde dieron a conocer que Smith dejó la propina como parte de un movimiento nacido en redes sociales llamado “Propinas para Jesús”.

“Realmente significó mucho para mí porque todos están pasando por muchas cosas. Realmente tocó mi corazón. Todavía no puedo creerlo. Todavía estoy en estado de shock”, declaró en aquella oportunidad Mariana Lambert, mesera que recibió la propina.

Reportaje sobre cliente que dejó 3 mil dólares de propina a mesera

Sin embargo, la situación se puso de cabeza cuando, unas semanas después, Smith intentó recuperar el dinero.

El cliente intentó recuperar la propina que dejó en Alfredo’s Pizza

Según el medio , el cliente disputó el cargo, realizado con una tarjeta de crédito, acudiendo a su banco. Así lo dio a conocer Leslie Minicozzi Galacci, vicepresidenta del restaurante.

“Recibimos un aviso 45 días después de que cenó en nuestro establecimiento”, declaró Galacci. “Ya le habíamos pagado a Mari los $ 3,000 con un cheque de la compañía, por lo que actualmente nosotros, como propietarios, sufrimos la pérdida”.

Con la esperanza de que hubiera un error, la gerencia se comunicó con Smith, pero después de afirmar sin evidencia que el hombre realizó el pago con una tarjeta de crédito, el monto no pudo ser procesado.

Tras el hecho, el restaurante se vio obligado a presentar cargos en la oficina de la magistrada Joanne Price Corbett en el condado de Lackawanna.

“Pensamos que alguien en realidad estaba tratando de hacer algo bueno”, dijo el gerente Zachary Jacobson a . “Y ahora estamos, ¿qué, tres meses después? Ni siquiera, y no hay nada. No hay nada que mostrar en este momento”.