El logotipo de Twitter se ve en el exterior de la sede de Twitter en San Francisco, California, el 28 de octubre de 2022. (Foto por Constanza HEVIA / AFP)
El logotipo de Twitter se ve en el exterior de la sede de Twitter en San Francisco, California, el 28 de octubre de 2022. (Foto por Constanza HEVIA / AFP)

Cientos de empleados de Twitter se negaron a firmar un compromiso presentado por Elon Musk en el que se indicaba que debían trabajar “largas horas a alta intensidad” para “construir un Twitter 2.0 revolucionario y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo”, produciéndose una ola de renuncias durante este jueves.

El nuevo CEO de la red social realizó esta particular solicitud a todos los empleados en Estados Unidos o, caso contrario, debían afrontar un despido aceptando una indemnización de tres meses, detalla .

“Para construir un Twitter 2.0 revolucionario y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo, deberemos brindarnos a fondo, al extremo”, escribió el magnate en un correo interno. El compromiso sería para este jueves 17 de noviembre. “Esto significa trabajar largas horas a alta intensidad. Solo un rendimiento excepcional valdrá una nota suficiente”, añadió.

A medida que pasaban las horas de este jueves, los trabajadores parecían haber decidido irse con la indemnización por despido, por lo que Twitter anunció por correo electrónico que cerraría “nuestros edificios de oficinas” y deshabilitaría el acceso a la credencial de los empleados hasta el lunes, informó el .

Las renuncias incluyen a muchos ingenieros responsables de corregir errores y evitar interrupciones del servicio en la red social, lo que genera dudas sobre la estabilidad de la plataforma en medio de la pérdida de empleados.

Durante la tarde de este jueves, decenas de trabajadores de Twitter en Estados Unidos y Europa anunciaron su partida en publicaciones públicas en la red social, según recoge la agencia Reuters; sin embargo, cada renuncia no pudo verificarse de forma independiente.

El correo de Elon Musk

El último miércoles, el magnate había enviado un correo electrónico a todos sus empleados indicando que “en el futuro, para construir un Twitter 2.0 revolucionario y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo, necesitaremos ser extremadamente duros”.

El correo electrónico pedía al personal que hiciera clic en “sí” si es que querían quedarse. Se consideraría que aquellos que no respondieron antes de las 5 p.m. de este jueves, renunciaron y recibieron un paquete de indemnización, decía el correo electrónico.