Deshacerse de la 'pegajosidad' del plástico gomoso es sencillo gracias a los trucos caseros. (Foto: Pexels)
Deshacerse de la 'pegajosidad' del plástico gomoso es sencillo gracias a los trucos caseros. (Foto: Pexels)

Hay productos de plástico que suelen tener un acabado de goma como el control remoto, la funda del celular, entre otros, que se ensucia demasiado y resulta incómodo al tacto. Si quieres acabar con esto, los son de gran utilidad y aquí te enseñamos algunos que puedes aplicar inmediatamente y con insumos que tienes en casa.

MIRA TAMBIÉN | Los remedios caseros que permiten agrandar tus zapatos nuevos

Ya sea en el case del móvil, accesorios de maquillaje, tablets, portátiles, laptops o juguetes para niños, la suciedad y el polvo que se adhiere se pone pegajosa sobre el objeto que ya tiene un acabado de goma y es aquí donde resulta importante saber limpiarlo.

Trucos caseros para limpiar el plástico gomoso

1. Vinagre blanco

  • Este producto habitual en la cocina es un gran aliado de la limpieza del hogar.
  • Aplica un poco de vinagre sobre la superficie de goma del objeto y espera durante unos minutos a que haga efecto.
  • Luego, frota bien con un paño y pasa un poco de agua limpia para aclarar.

2. Detergente líquido o lavavajillas

  • El truco consiste en aplicarlo directamente sobre la superficie.
  • Luego, deja que haga efecto durante unos minutos y frota bien con un paño para que salga toda la suciedad.
  • Finalmente, aclara con agua.

3. Bicarbonato de sodio

  • En un recipiente mezclar el bicarbonato con agua hasta que se forme una pasta.
  • Con un paño suave, frota esta preparación encima de la superficie de plástico.
  • El bicarbonato de sodio actuará como un “abrasivo” suave y eliminará la película pegajosa.

4. Alcohol

Para no afectar el color del plástico, lo mejor es usar un algodoncillo humedecido y empezar a limpiar por una zona que no esté muy a la vista.

Truco caseros para limpiar la plancha de ropa

En la cuenta de Instagram  de Paula Mejia G. se compartió este truco casero para tener la plancha más limpia que nunca.

  • Vierte sal gruesa en una fuente que resista el calor.
  • Calienta la plancha conectándola en el tomacorriente.
  • Frota lentamente por unos minutos la plancha sobre la sal.
  • Desconecta el enchufe y espera que la plancha se enfríe.
  • Límpiala pasando un papel toalla.