Las sillas de plástico son propensas a mancharse fácilmente, pero con este truco puedes dejarlas como nuevas. (Foto: Pexels)
Las sillas de plástico son propensas a mancharse fácilmente, pero con este truco puedes dejarlas como nuevas. (Foto: Pexels)

Las mesas y sillas de plástico son unos elementos bastante comunes en los patios y jardines de las casas. Son baratas, ligeras y fáciles de mover de un sitio a otro. Sin embargo, también es fácil que acaben manchadas por su uso recurrente y por dejarlas al aire libre. Pero, tranquilo, hoy en Trome te damos unos eficaces para limpiar tu mesa y sillas de plástico y dejarlas como nuevas.

MÁS | Los mejores trucos para quitar el olor a trapo mojado en tu cocina

A veces, basta con pasar un trapo o echarles agua para limpiarlas. Pero muchas veces acaban con manchas tan feas que de inmediato uno piensa en comprar una nueva. Lo cierto es que hay un truco que nos permite volver a dejarla como nueva y seguir usándola sin tener que reemplazarla.

Lo mejor es que hablamos de un hack muy fácil, para el cual solo necesitarás unos pocos materiales caseros que probablemente ya tengas en casa. Eso sí, antes de nada es muy importante que te asegures de eliminar todo el polvo y suciedad que pueda haber sobre la silla con un trapo seco.

Truco para limpiar sillas de plástico

Una vez te hayas quitado el polvo y la suciedad, ya podrás empezar con este método útil de limpieza. Estos son los pasos que tienes que dar para llevar a cabo el truco para limpiar sillas de plástico:

  • En un recipiente mezcla una taza de vinagre blanco, una cucharada de pasta de dientes y un poco de bicarbonato de sodio hasta que se forme una pasta semilíquida. Si ves que no adquiere consistencia, añade un poco más de bicarbonato.
  • De esta forma tendrás ya una solución limpiadora, y para usarla sobre la silla debes utilizar una esponja o brocha. Con ayuda de esta herramienta, esparce toda la solución sobre la superficie de la silla, especialmente donde haya manchas.
  • Deja la silla al sol durante una hora, con la solución limpiadora ya esparcida sobre su superficie.
  • Coge una esponja o cepillo limpio y frota sobre toda la silla. Te darás cuenta de que ahora es mucho más fácil limpiar la superficie y dejarla reluciente.
  • Utiliza un paño mojado con agua para enjuagar toda la superficie de la silla, volviendo a mojarlo si ves que se seca hasta haber completado el proceso en toda la silla. Y listo, tendrás una silla como nueva.

¿Este truco casero te pareció interesante y aprendiste un poco más sobre la limpieza y el cuidado de tu hogar sin invertir mucho dinero? Como este ‘hack’, hay otro tipo de utilitarios que serán de tu agrado. Te invitamos a conocerlos y ponerlos en práctica. Para ello, para más trucos caseros en Mag, y listo. ¿Te animas?



tags relacionadas

NOTICIAS SUGERIDAS

Contenido GEC