Lo ideal es limpiar un poco el horno después de cada uso, pero si acumuló mucha grasa aquí te traemos la solución. (Foto: Pixabay)
Lo ideal es limpiar un poco el horno después de cada uso, pero si acumuló mucha grasa aquí te traemos la solución. (Foto: Pixabay)

Muchos lo usan para preparar una comida especial de fin de semana como pollo o lasaña o para un delicioso postre para la hora té; sin embargo, suele acumular grasa en las paredes y rejillas. El horno es uno de los electrodomésticos más demandados, pero también el que más se ensucia. Si el tuyo está en su peor momento, hay que prometen arrasar con la suciedad en cuestión de minutos. Aquí te dejamos uno que emplea bicarbonato de sodio y también vinagre blanco.

MIRA TAMBIÉN | Los mejores trucos para eliminar rayones y arañazos de la encimera de la cocina

Estos productos que son muy comunes en la cocina o despensa forman parte de un gran método de limpieza que te detallaremos en esta nota. Hacerlo permitirá que los alimentos no alteren su sabor ni causar daños a la salud por el humo que se puede producir por la grasa acumulada y que se quema.

Cómo limpiar la grasa pegada en el horno rápidamente

  • Lo primero será retirar las rejillas del horno, termómetros o sartenes y colocarlas sobre papel de cocina o periódico.
  • Mezcla partes iguales de bicarbonato de sodio y agua hasta que se forme una pasta untable. Puedes usar 1/2 taza de cada uno.
  • Con la ayuda de guantes de goma cubrir todo el interior del horno con la preparación. Evitar acercarse a las resistencias y poner mayor énfasis en las zonas con acumulación de grasa.
  • Deja reposar durante al menos 12 horas.
  • Para limpiar las rejillas lo mejor es dejarlas remojando en agua caliente por dos horas. Puedes añadir detergente en polvo. Luego de este tiempo limpiar con la ayuda de un cepillo para fregar y luego enjuagar.
  • Después de las 12 horas, con la ayuda de un paño húmedo retira la pasta de bicarbonato del interior del horno.
  • En una botella con pulverizador pon un poco de vinagre blanco y rocíalo por toda la superficie interna. Se producirá una espuma que ayudará a quitar cualquier resto pegajoso.
  • Para limpiar el cristal de la puerta también puedes colocar un poco de la pasta de bicarbonato y dejarla actuar por 30 minutos. Luego limpiar con paño húmedo o toalla de papel.
  • Para limpiar el exterior del horno hay que mezclar partes iguales de agua y vinagre blanco y pulverizar sobre un trapo. Pasar por toda la superficie hasta que desaparezcan las manchas.

¿Con qué frecuencia debo limpiar el horno?

Mientras más uses el horno para preparar tus comidas, más salpicaduras acumulará. Si notas que algo gotea en el fondo mientras se cocina, deberás limpiar la suciedad una vez que el electrodoméstico de enfríe. Si lo mantienes libre de grasa, con que hagas una limpieza profunda una vez cada seis meses, será más que suficiente.

Eso sí, procura limpiar el interior regularmente con un paño húmedo, agua caliente y un chorro de lavavajilla líquido. Lo más recomendable es hacerlo después de cada uso.