Rukia Sadiki paseaba por el parque nacional de Gombe con su sobrina de 16 años y su hija Miasa. (Foto: Captura BBC)
Rukia Sadiki paseaba por el parque nacional de Gombe con su sobrina de 16 años y su hija Miasa. (Foto: Captura BBC)

Desde pequeño, Frodo era grande y agresivo. Nació en el Parque Nacional de Gombe, Tanzania, y era parte de la comunidad de la famosa antropóloga británica Dame Jane Goodall.

Goodall le colocó Frodo en honor al personaje de El Señor de los Anillos. Desde pequeño era un chimpancé travieso y hasta la científica lo señaló de “un autentico matón”.

Han pasado 20 años desde que este chimpancé adulto arrebató a una niña de su madre y la mató.

Era un hábil lanzador de piedras y podía golpear turistas. Es así que el 15 de mayo del 2002, cuando acabó con la vida de una pequeña.

Rukia Sadiki paseaba por el parque nacional de Gombe con su sobrina de 16 años y su hija Miasa.

Rukia conocía a Frodo, pues estaba casada con uno de los asistentes del parque. Sin embargo, ese día habían bastantes visitantes y su pareja no podía pasear con ella.

Sadiki contó que el chimpancé desenvolvió la tela con la que tenía cargada a su bebé y luego huyó.

Se conoce que la bebé fue golpeada hasta la muerte y parcialmente comida. El animal dejó su cuerpo sobre un árbol.

Tras el hecho, Frodo iba a ser sacrificado, pero una misteriosa enfermedad acabó con su vida muchos años después, pese a los pedidos de la población para que lo asesinen.

“Me sorprendí cuando vi a Frodo entrar en el campamento de investigación en enero de 2003. Al principio no lo reconocí porque estaba muy delgado”, señaló la bióloga Lilian Pantera en su momento a la BBC.

Tras los hechos, Frodo se volvió menos sociable y seguía mirando a los humanos que se le acercaban. Es así que el domingo 10 de noviembre falleció a los 37 años por una herida infectada causada por un perro.

VIDEO RECOMENDADO

Abono a base de cabello

Abono a base de cabello
Abono a base de cabello humano . ¡Aquí no se tira nada! En Arusha, Tanzania, dos jóvenes emprendedores tuvieron la idea de aprovechar los restos de cabello humano de peluquerías y barberías para hacer abono. Invirtieron meses experimentando, pero ya tienen la fórmula correcta. Y según los agricultores ¡funciona!

tags relacionadas