Una persona participa en el Desfile de Catrinas, representando al personaje de La Catrina para conmemorar el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 29 de octubre de 2022. (Foto de Ulises Ruiz / AFP)
Una persona participa en el Desfile de Catrinas, representando al personaje de La Catrina para conmemorar el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 29 de octubre de 2022. (Foto de Ulises Ruiz / AFP)

El culto a la muerte en es un básico en la cultura. Desde tiempos prehispánicos, la muerte de alguien era una noticia que se tomaba llena de tradiciones. Este era envuelto en un petate, mientras su familia hacía una fiesta para así guiarlo al “Mictlán”, una de las regios del inframundo en la cultura mexicana.

Muchos años después, esta visión indígena en el Día de Muertos sigue vigente, esta vez implica su “retorno fugaz” en el que los difuntos vuelven a casa, al mundo de los vivos para así convivir de familiares y nutrirse de los alimentos de los altares puestos en su honor.

Personas vestidas de Catrinas participan en la primera edición del "Festival hasta que la muerte nos amarre" en el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de ULISES RUIZ / AFP)
Personas vestidas de Catrinas participan en la primera edición del "Festival hasta que la muerte nos amarre" en el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de ULISES RUIZ / AFP)

¿Por qué se celebra el 1 y 2 de noviembre el Día de Muertos?

Para los mexicanos, la muerte no es un ausencia, sino una presencia viva. Es por ello que se vuelve una celebración con trascendencia popular.

Se conoce que el origen se da entre la celebración de rituales religiosos católicos y la indígena, aquella conmemoración al Día de Muertos que practicaban los mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y más.

Una pareja prepara las tumbas de un par de parientes en el cementerio de Libres, en el Estado mexicano de Puebla, el 01 de noviembre de 1999 para las tradicionales celebraciones del Día de los Muertos. (Foto por JORGE SILVA / AFP)
Una pareja prepara las tumbas de un par de parientes en el cementerio de Libres, en el Estado mexicano de Puebla, el 01 de noviembre de 1999 para las tradicionales celebraciones del Día de los Muertos. (Foto por JORGE SILVA / AFP)

Estos trasladaron la veneración a sus muertos en el calendario cristiano, por ello coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, uno de los alimentos más importantes de México.

Se conoce que la celebración que se lleva a cabo el 1 y 2 de noviembre se divide en categorías. Según el calendario católico, el 1 es “Todos los Santos”, dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, mientras que el 2 de noviembre es a los “Fieles Difuntos”, o sea adultos.

Los altares de Día de Muertos

En estas fechas se ven imágenes como altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan muerto, mole y más cosas que le gustaban a los familiares a los que va dedicada la ofrenda.

Un altar exhibido en la Sala de las Palmas de la Casa Blanca para el Día de Muertos. (Foto de Handout / La Casa Blanca / AFP)
Un altar exhibido en la Sala de las Palmas de la Casa Blanca para el Día de Muertos. (Foto de Handout / La Casa Blanca / AFP)

Asimismo, se decora las tumbas de los familiares con flores , pues se creía que así se llevaba a las ánimas a ir por bueno camino tras la muerte.

En algunos estados, los familiares acuden al cementerio a limpiar los huesos de sus familiares. Esto se hace luego de los tres años de fallecido de la persona. Van y colocan los restos entre manteles, y lo velan con bastante cariño.

Una vecina de la localidad de Sodzil, estado de Campeche, limpia los restos de su amado el 30 de octubre de 2006 durante un ritual privado previo a las celebraciones del Día de Muertos. (Foto por CECILIA CANDELARIA / AFP)
Una vecina de la localidad de Sodzil, estado de Campeche, limpia los restos de su amado el 30 de octubre de 2006 durante un ritual privado previo a las celebraciones del Día de Muertos. (Foto por CECILIA CANDELARIA / AFP)

Diferentes tradiciones en estados

El Día de Muertos se celebra en todo México, pero tiene algunas variantes en estados o regiones. Por ejemplo, en Ciudad de México, hay un pequeño poblado llamado Mixquic, el cual es uno de los más visitados por esta fecha.

Ya para el 2 de noviembre se realiza “La Alumbrada”, en el que los residentes iluminan el cementerio con miles de velas en honor a sus difuntos.

Personas vestidas de Catrinas participan en la primera edición del "Festival hasta que la muerte nos amarre" en el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de ULISES RUIZ / AFP)
Personas vestidas de Catrinas participan en la primera edición del "Festival hasta que la muerte nos amarre" en el Día de Muertos, en Guadalajara, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de ULISES RUIZ / AFP)
La gente amanece junto a la tumba de sus familiares durante las festividades del Día de Muertos en el cementerio de San Isidro Buensuceso, estado de Tlaxcala, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de PEDRO PARDO / AFP)
La gente amanece junto a la tumba de sus familiares durante las festividades del Día de Muertos en el cementerio de San Isidro Buensuceso, estado de Tlaxcala, México, el 2 de noviembre de 2021. (Foto de PEDRO PARDO / AFP)

Por su lado, Oaxaca, es uno de los estados más ricos en cultura y tienen una de las celebración más grandes. Cada casa coloca su altar y este se divide en escalones, teniendo cada uno un espacio para sus difuntos.

Otros de los estados más destacados son Janitzio y Pátzcuaro en Michoacán, Xochimilco en la Ciudad de México y Cuetzalan en Puebla.

Y es que los mexicanos no han logrado vencer a la muerte, pero saben trabajar bien con ella.