El pitbull Max estuvo en custodia judicial, pero ahora está con su familia, resguardado para evitar que sea víctima de alguna represalia. (Foto referencial: Pixabay)
El pitbull Max estuvo en custodia judicial, pero ahora está con su familia, resguardado para evitar que sea víctima de alguna represalia. (Foto referencial: Pixabay)

Un ladrón ingresó a una vivienda en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (México), sin imaginar que uno de los perros pitbull de la familia lo atacaría ferozmente y que, además, se generaría todo un debate nacional en torno a la dura arremetida de la mascota.

Se trata de José Arbey, quien luego de ingresar indebidamente a la casa no pudo hacer nada para defenderse de Max, solo logró forcejear inútilmente y perdió una parte del brazo tras las fuertes mordidas del perro, según informa el .

Los gritos de dolor del delincuente de 32 años alertaron a los dueños de casa e incluso a los vecinos. Separaron al perro de su víctima y de esta forma le salvaron la vida al ladrón, que se desangraba tirado en el suelo.

Cuando llegó la ambulancia se confirmó que perdió parte del brazo, en el lugar evitaron que siga perdiendo sangre debido al desprendimiento y lo trasladaron al Hospital Gómez Maza para que recibiera atención especializada.

Max quedó bajo custodia judicial.

Sacrificar al pitbull

Los familiares de José Arbey están insistiendo en que se sacrifique al pitbull Max. Consideran que el ladrón ha sido víctima y exigen también una indemnización a la familia.

Incluso han expresado que entablarán una demanda en “Derechos Humanos”, según explica Frany Garibaldi, directora general de Defensoría Animal MOC.

“Es algo que resulta contradictorio pues el presunto responsable es quien debe ser castigado conforme marca la ley, ahora se quiera hacer la víctima”, agrega Garibaldi.

Alfredo Ruíz Coutiño, director de Protección contra Riesgo Sanitario Municipal, confirmó que Max no será sacrificado porque estaba en el domicilio y que reaccionó a la presencia de un intruso.

“Max defendió su hogar y a su familia, en ningún momento atacó fuera de su hogar, en este sentido no hay ningún reglamento o ley que indique un proceso legal en contra del canino”, indicó.

Y estima también que pronto se cerrará el caso: “Nosotros el único tema que nos ocupa es el hacer el descarte de rabia, pero por normativa, una vez que cumpla los 10 días después de la agresión vamos a examinar al animal”.

Por ahora Max se encuentra bajo la custodia de su familia, resguardado para evitar que sea víctima de algún ataque.

VIDEO RECOMENDADO

Indignación en Argentina tras la muerte de un aficionado en un partido
Indignación en Argentina tras la muerte de un aficionado en un partido


tags relacionadas