Una imagen muestra al periodista francés del canal, Frederic Leclerc-Imhoff, trabajando en un lugar no revelado. - Leclerc-Imhoff fue asesinado mientras cubría las evacuaciones en un área controlada por Ucrania cerca de Severodonetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania. (Foto de Handout / varias fuentes / AFP)
Una imagen muestra al periodista francés del canal, Frederic Leclerc-Imhoff, trabajando en un lugar no revelado. - Leclerc-Imhoff fue asesinado mientras cubría las evacuaciones en un área controlada por Ucrania cerca de Severodonetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania. (Foto de Handout / varias fuentes / AFP)

Un periodista francés murió este lunes en Ucrania en un “bombardeo ruso”, cuando cubría una operación de evacuación de civiles cerca de Severdonetsk, anunciaron las autoridades francesas, que pidieron una “investigación transparente”.

“Un bombardeo ruso contra una operación humanitaria mató a Frédéric Leclerc-Imhoff, mientras ejercía su deber de informar”, tuiteó la canciller francesa, Catherine Colonna, quien visita Kiev este lunes, denunciando “un doble crimen” contra un convoy humanitario y un periodista.

El presidente francés, Emmanuel Macron, rindió homenaje y expresó poco antes su condolencias a la familia, allegados y compañeros del reportero de 32 años, que “estaba en Ucrania para cubrir la realidad de la guerra” y fue “herido de muerte”.

Leclerc-Imhoff trabajaba como camarógrafo para la cadena BFMTV, junto al periodista Maxime Bradstaetter, quien resultó “herido leve”, indicó la televisión privada. La guía ucraniana que les acompañaba, Oksana Leuta, resultó indemne.

Los hechos ocurrieron cerca de Severodonetsk, en el este de Ucrania, donde las fuerzas rusas aumentaron su presión en los últimas días tras el lanzamiento de una ofensiva militar el 24 de febrero en este país.

BFMTV confirmó que su periodista. Fue alcanzado por “metralla mientras seguía una operación humanitaria”, precisó.

Se trataba de su segunda misión en Ucrania y trabajaba desde hace seis años para este canal.

La flamante ministra de Relaciones Exteriores exigió rápidamente una “investigación transparente a la mayor brevedad para esclarecer las circunstancias de este drama” y expresó su apego a la “libertad de prensa” en el mundo.

Por su parte, la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Audrey Azoulay, condenó la muerte de Leclerc-Imhoff y pidió ·una investigación para que los autores de este crimen puedan ser identificados y perseguidos por la justicia”.

“Los periodistas que trabajan cada día en Ucrania para informarnos sobre la realidad de la guerra deben ser protegidos de los ataques”, afirmó Azoulay, en un comunicado.

Al menos ocho periodistas fallecieron en Ucrania desde el inicio de la invasión, según un recuento de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Fuente: AFP