Fuengirola es el refugio habitual de varios fugitivos de diferentes países, quienes se aprovechan del anonimato de la zona para esconderse. (Foto de JAVIER SORIANO / AFP)
Fuengirola es el refugio habitual de varios fugitivos de diferentes países, quienes se aprovechan del anonimato de la zona para esconderse. (Foto de JAVIER SORIANO / AFP)

La Policía Nacional de España detuvo al exmilitar peruano Augusto Gabilondo García del Barco en Fuengirola, ciudad de la provincia de Málaga. Esto luego de emitirse una orden de captura internacional por las autoridades peruanas tras ser acusado de genocidio.

La Audiencia Nacional española, mediante el magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5, Santiago Pedraz, acordó darle libertad provisional sin fianza, aunque el exmilitar deberá comparecer cada 15 días en el juzgado más cercano a su vivienda.

Según El País, García del Barco huyó del Perú luego que la justicia peruana intentara varias veces comunicarse con él. Es así que emitieron una orden de captura para que cumpla nueves meses de prisión preventiva.

No se conocía de su paradero hasta que fue hallado por agentes de la Policía Nacional en Fuengirola, donde fue localizado cuando buscaba dónde quedarse en la localidad Costa de Sol.

Según el citado medio, este es el refugio habitual de varios fugitivos de diferentes países, quienes se aprovechan del anonimato de la zona.

García del Barco era buscado por presuntos delitos de lesa humanidad, pues está implicado en el caso Huanta, donde se investiga la desaparición y homicidio de más de 60 personas.

El hombre se negó a aceptar la entrega en extradición simplificada, una posibilidad que recoge el acuerdo firmado por España y Perú.

Es así que el magistrado Pedraz fijó su puesta en libertad sin fianza el mismo viernes “a la vista de las circunstancias personales familiares y laborales concurrentes en la persona reclamada”.

El juez le ha retirado el pasaporte y le ha prohibido abandonar el país sin autorización previa judicial. Del mismo modo, el exmilitar debe estar localizable y acudir cada 15 días al juzgado más cercano.

Por el momento, será la justicia peruana la que debe encargarse de las diligencias para el proceso de extradición.

El juicio del caso Huanta se dio el pasado mes de marzo por la desaparición forzada de 69 personas en 1984, cuando el acusado era jefe de una sede militar de Ayacucho.

Una de las víctimas fue Jaime Ayala Sulca, corresponsal del diario La República y periodista radial en Huanta.

En diciembre, García del Barco fue condenado también a 20 años de prisión por otro caso de desaparición forzada.

VIDEO RECOMENDADO

España aprueba norma a beneficio de extranjeros

España aprueba norma a beneficio de extranjeros
España es el país que requiere mayor mano de obra en Europa


tags relacionadas