El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, habla durante un mitin de campaña, el 28 de septiembre de 2022, en Santos, Brasil. (Foto de Guilherme Dionísio / EFE)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, habla durante un mitin de campaña, el 28 de septiembre de 2022, en Santos, Brasil. (Foto de Guilherme Dionísio / EFE)

Jair Bolsonaro podría perder en primera vuelta, según una encuesta publicada el último jueves por el Instituto Datafolha, que le da a su principal rival, el izquierdista Lula da Silva, el 47% de las intenciones de voto que, considerando los válidos (sin blancos ni nulos), reúne el 50% de los apoyos, frente a 33% del actual presidente.

El mandatario busca la reelección contando principalmente con el voto evangélico y empresarial, pero en los sondeos anda detrás del expresidente izquierdista, que podría llegar al poder por tercera vez.

El ultraderechista se ha visto envuelto en diversas polémicas desde que fuera candidato presidencial, en 2017 y, durante los 4 años de su gobierno, estuvo plagados de polémicas.

Las provocaciones parecen ser una marca registrada de Bolsonaro, quien este 2 de octubre apostará por renovar su mandato por un nuevo periodo. Aquí un resumen de los momentos más polémicos en su presidencia.

Calificar el COVID-19 como una ‘gripecita’

Su mandato ha estado marcado por las crisis, empezando por la pandemia del COVID-19, a finales del 2019 y que definió como “gripecita” al tiempo que criticó las vacunas, susceptibles de convertir a uno en “cocodrilo”.

“Para el 90% de la población, (el virus) será una gripecita o nada”, llegó a decir el pasado 27 de marzo de 2020, al inicio de la pandemia del coronavirus en Brasil, según recoge la agencia AFP.

Con respecto a las vacunas, el ultraderechista criticó a las farmacéuticas que se eximían de responsabilidad sobre eventuales efectos secundarios.

“Si te transformas en cocodrilo, es tu problema (...), si te conviertes en Superman, si a una mujer le crece barba o un hombre comienza a hablar afeminado, (las farmacéuticas) no tienen nada que ver con eso”,

Bolsonaro llegó a afirmar que gracias a su “pasado de atleta”, si contrajera el COVID-19 “no sería nada preocupante, porque sentiría cuando mucho una gripecita o un pequeño resfriado”.

En la actualidad, el coronavirus se ha cobrado la vida de casi 686 mil personas en Brasil.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vuelve a ponerse una mascarilla protectora debido a la pandemia de la enfermedad por coronavirus (Covid-19) después de hablar en la 76.ª sesión de la Asamblea General de la ONU el 21 de septiembre de 2021 en Nueva York. (Foto por EDUARDO MUÑOZ / PISCINA / AFP)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vuelve a ponerse una mascarilla protectora debido a la pandemia de la enfermedad por coronavirus (Covid-19) después de hablar en la 76.ª sesión de la Asamblea General de la ONU el 21 de septiembre de 2021 en Nueva York. (Foto por EDUARDO MUÑOZ / PISCINA / AFP)

Defensa a la tenencia de armas

En mayo del 2019, el líder ultraderechista firmó un decreto que flexibilizaba las reglas para la posesión, el porte y la comercialización de armas para tiradores deportivos, cazadores y coleccionistas.

Con esta ley, el excapitán del Ejército rubricó un texto que, según sus detractores, podría abrir la puerta a la liberación del porte de armas en Brasil, uno de los países más violentos del mundo.

El decreto permitía que los tiradores deportivos, coleccionistas y cazadores, conocidos en Brasil como CAC, puedan transitar con el arma cargada y tengan derecho a adquirir hasta mil cartuchos anuales, en lugar de los 50 hasta antes de publicada la ley.

El decreto también levanta restricciones a la importación de armas para esos colectivos. Hasta ahora estaba prohibido importar si había modelos similares producidos en Brasil.

Los visitantes asisten a la Shot Fair Brasil, una exhibición de armas realizada en el Centro de Convenciones y Exposiciones Expoville en Joinville, estado de Santa Catarina, Brasil, el 5 de agosto de 2022. (Foto de Albari ROSA / AFP)
Los visitantes asisten a la Shot Fair Brasil, una exhibición de armas realizada en el Centro de Convenciones y Exposiciones Expoville en Joinville, estado de Santa Catarina, Brasil, el 5 de agosto de 2022. (Foto de Albari ROSA / AFP)

Desprecio contra las mujeres, el colectivo LGBTQ y las minorías

Además de ser un líder ultraderechista, Jair Bolsonaro se considera conservador. Este defensor de la familia, que se define católico, ha tenido cinco hijos de tres matrimonios.

Incluso desde antes de llegar a la presidencia, Bolsonaro ya se destacaba por sus declaraciones incendiarias contra mujeres y la comunidad LGBTQ. En una entrevista con la revista Playboy, en el 2011, dijo que sería incapaz de amar a un hijo gay y agregó, sin reparo alguno, que preferiría que sus hijos “muriesen en un accidente” a que sean homosexuales.

“No voy a combatir ni a discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle, les voy a pegar”, comentó en otra ocasión, según recoge CNN.

Bolsonaro siempre da a notar su lado conservador, y así lo demostró durante su discurso ante la Asamblea de la ONU semanas atrás, cuando expresó: “Valores fundamentales para la sociedad brasileña, reflejados en la agenda de derechos humanos, son la defensa de la familia, el derecho a la vida desde la concepción, la autodefensa y el repudio a la ideología de género”.

La gente participa en el Desfile Libre de Porto Alegre durante el mes de concientización y apoyo a la causa LGBTQIA+ en Porto Alegre, Brasil, el 12 de junio de 2022. (Foto de SILVIO AVILA / AFP)
La gente participa en el Desfile Libre de Porto Alegre durante el mes de concientización y apoyo a la causa LGBTQIA+ en Porto Alegre, Brasil, el 12 de junio de 2022. (Foto de SILVIO AVILA / AFP)

Destrucción irreversible de la Amazonía es una “bobada”

Bolsonaro ha sido duramente criticado durante su mandato por hacer poco o nada para proteger la selva amazónica, incluso rechazando durante la cumbre del G7 en Francia 20 millones de dólares en ayuda extranjera para ayudar a combatir los incendios de 2019, revela .

A mediados de noviembre del año pasado, el mandatario brasileño señaló que las noticias que alertan sobre sobre una destrucción irreversible de la Amazonía son “bobada” y que simplemente son una propaganda.

“Si la deforestación tuviera las proporciones que están diciendo, la Amazonía ya sería un desierto”, criticó. “Se trata de la misma bobada de siempre. Es una noticia patrocinada por brasileños que trabajan contra el país, ahuyentan inversiones y generan muchas dificultades económicas”, agregó, según recoge .

Bajo el mandato de Bolsonaro, la destrucción de la selva amazónica brasileña se ha profundizado, alcanzando una deforestación histórica en los primeros tres meses del 2022, la más alta jamás registrada: un área casi del tamaño de Dallas, Texas, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE).

El año pasado, la deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó un récord de 15 años.

Vista aérea de un área incendiada en Lábrea, en el sur del estado de Amazonas, Brasil, el 17 de septiembre de 2022. - Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), los puntos calientes en la región amazónica experimentaron un aumento récord en la primera quincena de septiembre. siendo la media del mes 1.400 incendios diarios. (Foto de MICHAEL DANTAS / AFP)
Vista aérea de un área incendiada en Lábrea, en el sur del estado de Amazonas, Brasil, el 17 de septiembre de 2022. - Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), los puntos calientes en la región amazónica experimentaron un aumento récord en la primera quincena de septiembre. siendo la media del mes 1.400 incendios diarios. (Foto de MICHAEL DANTAS / AFP)

Otras expresiones desconcertantes

Sobre la dictadura militar en Brasil

“Queremos resolver los crímenes. La cuestión del 64, que existen documentos de ‘mató, no mató’, eso es un disparate” (30 de julio de 2019, en relación a los documentos oficiales sobre la desaparición de opositores durante la dictadura militar de 1964-1985).

“El error de la dictadura fue torturar y no matar”, dijo en 2016.

Hambre

Decir que hay hambre en Brasil es una gran mentira (...) No se ve a los pobres en las calles con físicos esqueléticos como vemos en algunos otros países del mundo” (19 de julio de 2019).

Horas después matizó: “el brasileño come mal, algunos pasan hambre. Es inaceptable en un país tan rico como el nuestro”.

“Callar a golpes” a una periodista

“Quiero callarte la boca a golpes” (23 de agosto de 2020, en respuesta a una periodista del diario O Globo que le preguntó sobre rumores de pagos sospechosos en la cuenta de su esposa Michelle).

“Vera, no podía esperar menos de ti. Duermes pensando en mí, sientes pasión por mí. No se puede tomar partido así en un debate como este. Hacer acusaciones falsas sobre mí. Eres una vergüenza para el periodismo brasileño” (28 de agosto de 2022, dirigiéndose a la periodista Vera Magalhaes durante el primer debate presidencial televisado).

Greta Thunberg, una “mocosa”

“Greta (Thunberg) dijo que los indios murieron porque estaban defendiendo la Amazonia, es impresionante que la prensa de espacio a esa mocosa” (10 de diciembre de 2019, en respuesta a la joven activista medioambiental sueca que condenó el asesinato de dos indígenas en la Amazonia).

Con información de AFP