Esta foto tomada el 28 de diciembre de 2021 muestra a un trabajador de saneamiento barriendo una carretera desierta en Xi'an, en la provincia de Shaanxi, en el norte de China, en medio de un bloqueo de coronavirus en la ciudad. (Foto de AFP)
Esta foto tomada el 28 de diciembre de 2021 muestra a un trabajador de saneamiento barriendo una carretera desierta en Xi'an, en la provincia de Shaanxi, en el norte de China, en medio de un bloqueo de coronavirus en la ciudad. (Foto de AFP)

La situación de China con respecto al coronavirus parece complicarse justo en el mes donde se cumplen dos años desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificaba por primera vez la epidemia del COVID-19 como “pandemia”.

China acusa el aumento de contagios y ya reportó sus primeras muertes después mucho tiempo. Siguiendo aún la estrategia “covid cero” decretada por el gobierno, parece que al país le queda a empezar a vivir con el virus -como ocurre en otros países- para que en un futuro próximo abandone dicha táctica, tal como lo señala el científico Zeng Guang.

Según el experto, muy pocos chinos han sido contagiados y su inmunidad colectiva proviene casi totalmente de las vacunas de fabricación nacional.

La autoridad sanitaria china informó de 4.051 nuevos casos de coronavirus el sábado, algo menos de los notificado el viernes (4.365 contagios), pero muy por encima de los 2.432 anunciados el jueves.

Estrategia “cero covid”

El presidente chino, Xi Jinping, ordenó proseguir con la política gubernamental de “cero covid” contra la pandemia, que se sostiene en férreos controles fronterizos, largas cuarentenas para las llegadas internacionales y precoces confinamientos, en un momento en que el país se enfrenta a su peor repunte epidémico desde la primera ola en 2020.

“Debemos continuar poniendo a la gente y la vida por delante, siempre, ceñirnos a las precisiones científicas [...] y frenar la propagación de la epidemia lo más rápidamente posible”, declaró Xi, según la cadena estatal CCTV.

Sin embargo, desde hace varios días, China lidia con su peor repunte epidémico desde la primera ola de contagios, en 2020, con decenas de millones de personas confinadas en todo el país.

Personas que usan máscaras faciales como medida preventiva contra el coronavirus viajan en un tren en Hong Kong el 2 de marzo de 2022. (Foto de DALE DE LA REY / AFP)
Personas que usan máscaras faciales como medida preventiva contra el coronavirus viajan en un tren en Hong Kong el 2 de marzo de 2022. (Foto de DALE DE LA REY / AFP)

“Cero covid” extremo

La estrategia china de “cero covid” es bastante extrema, donde las personas pueden ser impedidas de salir de su edificio u obligadas a permanecer en una habitación de hotel si se les considera un contacto de alto riesgo.

Con aplicaciones para seguir a las personas contagiadas, los contactos suelen ser detectados y puestos rápidamente en cuarentena.

Tiendas, escuelas, sitios turísticos, edificios de oficinas y centros comerciales han sido cerrados con personas adentro luego de detectar un solo contacto de alguien contagiado.

Las autoridades locales se ven presionadas a contener cualquier foco de contagio para evitar ser destituidos o reprochados en la prensa estatal.

Millones de personas confinadas

Este aumento de contagios obligó a las autoridades ha decretar confinamientos en al menos 17 ciudades, sobre todo en la provincia de Jilin (noreste), donde se detectó gran parte de los casos, y en la ciudad de Shenzhen (sur), donde viven 17,5 millones de habitantes.

En Shanghái, la mayor ciudad de China, solo se registraron 165 nuevos casos el jueves, pero las autoridades confinaron a varios barrios.

Así, el famoso muelle Bund, ubicado a orillas del río Huangpu frente a los icónicos rascacielos de la metrópoli, estaba casi desierto.

En Hong Kong los hospitales están desbordados de pacientes y la población local está desvalijando los supermercados, presa del pánico, ante el temor a que se decrete un nuevo confinamiento.

La capital provincial de Changchum, con 9 millones de habitantes, así como otras ciudades, permanecen bajo órdenes de permanecer en casa.

Los estrictos confinamientos pesan sobre la vida cotidiana y la economía del país.

Primeras muertes por COVID-19

China registró el sábado sus primeras dos muertes por COVID-19 en más de un año, en medio de un repunte de la pandemia vinculado a la variante ómicron, que pone en aprietos la estrategia “cero covid” del país.

La Comisión Nacional de Salud notificó los dos primeros decesos desde el 26 de enero de 2021, ambos registrados en la provincia nororiental de Jilin.

Las autoridades en Jilin dijeron que ambas víctimas eran hombres, de 65 y 87 años, y ambos tenían problemas de salud subyacentes asociados a su avanzada edad.

Las personas yacen en camas de hospital con temperaturas que bajan durante la noche fuera del Centro Médico Caritas en Hong Kong el 16 de febrero de 2022, mientras los hospitales se abruman con la ciudad que enfrenta su peor ola de coronavirus hasta la fecha. (Foto de Peter PARQUES / AFP)
Las personas yacen en camas de hospital con temperaturas que bajan durante la noche fuera del Centro Médico Caritas en Hong Kong el 16 de febrero de 2022, mientras los hospitales se abruman con la ciudad que enfrenta su peor ola de coronavirus hasta la fecha. (Foto de Peter PARQUES / AFP)

Temor al colapso

China liberó el miércoles que pasó camas en hospitales para evitar que estos queden sumergidos por una ola de casos ómicron y de esta forma evitar vivir la misma situación que su región semiautónoma de Hong Kong, donde los hospitales están sumergidos por una explosión de casos.

Imágenes divulgadas el miércoles por la televisión pública CCTV mostraban a decenas de grúas ensamblando hospitales temporales en Jilin, donde se han registrado mas de 5.000 casos en una semana.

Un total de 6.000 habitaciones de hospitales prefabricados ya han sido instaladas en las ciudades de Changchun y Jilin, para hacer frente al temido flujo de pacientes.

Con información de AFP

VIDEO RECOMENDADO

Hace dos años la OMS declaró la pandemia a la COVID-19
Hace dos años, la Organización Mundial de la Salud, calificaba por primera vez la epidemia de covid-19 como una pandemia y llamó a los países a tomar las medidas necesarias. (Fuente: AFP)