El presidente brasileño, Jair Bolsonaro (D), habla con soldados durante ejercicios militares en el Centro de Instrucción de Formosa en el estado de Goiás, a 100 km de Brasilia. (Foto: EVARISTO SA / AFP)
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro (D), habla con soldados durante ejercicios militares en el Centro de Instrucción de Formosa en el estado de Goiás, a 100 km de Brasilia. (Foto: EVARISTO SA / AFP)

El ejército brasileño dio que hablar este lunes, luego de que un diputado revelara la compra de 35.000 comprimidos de viagra, lo que generó una ola de comentarios sarcásticos en las redes sociales.

“En los hospitales hay escasez de medicamentos, pero (Jair) Bolsonaro y sus allegados están gastando dinero público para comprar pastillitas azules”, dijo el diputado de centroizquierda Elias Vaz, quien dijo haber pedido una explicación al Ministerio de Defensa sobre ese gasto “inmoral”.

El parlamentario dijo que obtuvo esa información en el Portal de Transparencia Gubernamental, que permite acceder a los datos del gasto público previa solicitud.

Según Vaz, los documentos no mencionan el nombre de viagra, pero muestran la aprobación para la compra de miles de comprimidos que contienen “sildenafilo”, la molécula del famoso fármaco utilizado para tratar la disfunción eréctil.

El Ministerio de Defensa explicó en un comunicado de prensa enviado a la AFP que “la adquisición de sildenafilo” estaba “destinada al tratamiento de pacientes con hipertensión arterial pulmonar”, dado que medicamentos como el viagra también permiten dilatar los vasos de los pulmones.

Esta justificación no impidió que los internautas se divirtieran en las redes sociales, algunos evocando en particular el recuerdo de la “dicta-dura” militar, con generales en el poder desde 1964 hasta 1985.

“Algunos dicen que estos comprimidos son para ayudar a las Fuerzas Armadas a joder la democracia con más fuerza de lo que ha hecho últimamente”, bromeó el blog satírico brasileño Sensacionalista.

Las caricaturas también mostraban tanques con el cañón doblado hacia abajo.

En un tono más serio, el diputado de izquierda Marcelo Freixo recordó que el gobierno del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro aprobó esa orden al tiempo que vetaba “un proyecto de ley que proporcionaba la distribución gratuita de toallas sanitarias a mujeres pobres”, antes de dar marcha atrás y aprobarlo.

Freixo dijo el lunes que se presentaría ante el Ministerio Público Federal para que se investigue, además, una posible compra con sobreprecios en los 35.000 comprimidos.

Fuente: AFP