El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), habla sobre la crisis política en el Perú durante una rueda de prensa en el Palacio Nacional de la Ciudad de México. (EFE/Mario Guzmán).
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), habla sobre la crisis política en el Perú durante una rueda de prensa en el Palacio Nacional de la Ciudad de México. (EFE/Mario Guzmán).

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rechazó este martes las acusaciones de “injerencismo” del actual Gobierno de Perú, pero pidió reconocer la presidencia de Pedro Castillo al argumentar que él ganó las últimas elecciones.

“No es injerencismo, estar ahí conduciendo nada, nuestro embajador está en su trabajo diplomático y es Relaciones Exteriores la que está a cargo de llevar a cabo este proceso”, declaró en su rueda de prensa diaria.

López Obrador respondió a la Cancillería de Perú, que el viernes pasado convocó al embajador mexicano en Lima, Pablo Monroy, para transmitirle su rechazo por las “expresiones de las autoridades mexicanas” que “constituyen una injerencia en los asuntos internos” del país andino.

Aun así, el mandatario mexicano rechazó la destitución de Castillo, a quien aún considera presidente de Perú, pese a que el Congreso peruano lo removió del cargo el miércoles pasado por “incapacidad moral” y lo acusó de haber intentado perpetrar un golpe de Estado.

El gobernante mexicano citó el comunicado que emitió este lunes junto a Argentina, Bolivia y Colombia en el que “con apego a acuerdos internacionales se exhorta a los responsables de la conducción política en Perú de que se respete el voto de los ciudadanos”.

“Ganó el presidente, lo que plantea el convenio es que se debe respetar la voluntad del pueblo que lo eligió, reconocer que ganó democráticamente y que no se le puede destituir, que eso de origen, aunque esté en la Constitución peruana, tiene un problema, una falla antidemocrática de origen”, argumentó.

El presidente Pedro Castillo hablando con fiscales peruanos después de que el Congreso votara su juicio político, en Lima, el 7 de diciembre de 2022. (Foto de Administración de Justicia Peruana / AFP)
El presidente Pedro Castillo hablando con fiscales peruanos después de que el Congreso votara su juicio político, en Lima, el 7 de diciembre de 2022. (Foto de Administración de Justicia Peruana / AFP)

Pausa en las relaciones México-Perú

López Obrador, quien antes se ha solidarizado con Castillo y le ha ofrecido asilo en México, reveló que las relaciones diplomáticas con Perú están en “pausa”, aunque esto no implica romper los lazos ni retirar al embajador.

“Está en pausa, en espera de lo que suceda y ojalá se busque una salida democrática”, reveló.

“No hay normalidad política en Perú, no se trata de decir: va a haber relaciones. Está la gente en la calle (protestando), que también, dicho sea de paso, no se informa, los medios no informan, si fuese en Venezuela (otra cosa sería)”, justificó.

El líder mexicano insistió en que él aún considera a Castillo como el presidente de Perú, pero evadió responder de forma directa si reconoce a la nueva mandataria, Dina Boluarte, nombrada la semana pasada por el Congreso.

“Es una doctrina de política exterior en México, o sea, ni para bien ni para mal, no existe en México lo de reconocimiento a ningún gobierno extranjero, entonces lo que está haciendo nuestra diplomacia es analizar los acontecimientos que se están presentando”, argumentó.

El presidente de México pidió evitar la “represión” del pueblo de Perú después de que las protestas que estallaron este domingo contra la presidenta Boluarte y el Congreso alcanzaron su máximo nivel de violencia este lunes con siete muertos y un centenar de policías heridos.

“Nosotros lamentamos mucho lo que está sucediendo, sobre todo por el sufrimiento del pueblo hermano del Perú, porque esto de una u otra forma se origina arriba, lo que siempre hemos estado sosteniendo”, mencionó.

Fuente: EFE