Al leer la nota, el niño asintió con su cabeza y la mesera llamó de emergencia al 911. (Foto: Policía de Orlando)
Al leer la nota, el niño asintió con su cabeza y la mesera llamó de emergencia al 911. (Foto: Policía de Orlando)

Un hombre fue hallado culpable de abuso infantil contra su hijastro de 11 años, luego que la mesera del restaurante al que acudieron en Orlando, Florida, se percatara que el niño había sufrido lesiones en el cuerpo por lo que decidió llamar a la policía.

Flaviane Carvalho estaba de turno durante el día de año nuevo del año pasado en el restaurante Mrs. Potato, cuando vio entrar a una familia y hacer cola para ordenar su comida, señala el .

Mientras acomodaba la mesa para la familia, Carvalho notó que no se había hecho el pedido para el menor, por lo que decidió actuar de manera discreta.

En secreto, escribió en un papel una pregunta para hacérsela al pequeño. La nota decía “¿Necesita ayuda?” y se la mostró al niño, quien estaba parado detrás de sus padres. El niño asintió con la cabeza y Carvalho inmediatamente llamó al 911.

“Estoy súper preocupada y no sé qué hacer, ¿me pueden dar un consejo?” señaló la heroica trabajadora a través del teléfono. “El niño está con moretones y no está comiendo”, agregó en la llamada.

Una llamada que salvó una vida

Tras advertir a través del teléfono, las autoridades llegaron hasta el restaurante y detuvieron a Timothy Lee Wilson, de 36 años y padrastro del menor.

Los investigadores confirmaron que el niño era sometido a horribles torturas y abusos a manos de Wilson, incluido ser colgado boca abajo de una puerta el día de Navidad.

Los funcionarios le dieron crédito a Carvalho por su heroísmo y dijeron que ella le salvó la vida al niño.

“Probablemente hubiéramos estado hablando de una posible investigación de homicidio si ella [Carvalho] no hubiera intervenido cuando lo hizo”, dijo el jefe de policía de Orlando, Orlando Rolón, el año pasado.

Sentencia

Los fiscales a cargo del caso anunciaron esta semana que un tribunal de Florida halló culpable a Wilson de una variedad de cargos, incluidos cuatro cargos de abuso infantil agravado y un cargo de negligencia infantil.

Está programado para ser sentenciado en agosto.

“¡Justicia servida!” escribió Carvalho en una publicación en redes sociales, en la que agregó que el niño ahora está siendo atendido en un hogar lleno de amor. “Él está feliz y saludable”.