Una de las imágenes más duras del fútbol mundial llegan desde la , donde  en el Goodison Park por la fecha 11 del torneo doméstico. ¡Video puede herir tu susceptibilidad!

Son Heung-Min quiso robar el balón a André Gomes en el Tottenham vs Everton y terminó rompiendo al jugador que, quedó gritando de dolor sobre el terreno de juego por Premier League.

Tras ello, Son Heung-Min corrió a ver lo que había hecho y se tomó la cabeza en señal de lamento, pues André Gomes tenía rota la tibia y el peroné. 

El árbitro del encuentro le mostró la roja a Son Heung-Min y el asiático se fue a los camerinos llorando en dramáticas escenas que el mundo lamenta.