En esta foto de archivo tomada de octubre de 2011, el Papa Benedicto XVI saluda cuando llega a su audiencia general semanal en la plaza de San Pedro en el Vaticano (Foto: EFE).
En esta foto de archivo tomada de octubre de 2011, el Papa Benedicto XVI saluda cuando llega a su audiencia general semanal en la plaza de San Pedro en el Vaticano (Foto: EFE).

Este 31 de diciembre la noticia del deceso del conmocionó a todo el mundo; en especial a los cristianos católicos, quienes ya estaban preocupados luego del pedido de oración del por su salud hace solo algunos días. Recordemos a continuación el contexto y el motivo por el que terminó renunciando al cargo de .

El pasado miércoles, Francisco, en la audiencia general, dijo que Joseph Ratzinger -nombre de pila de Benedicto-, de 95 años, estaba “muy enfermo” y se desplazó al monasterio donde reside el emérito para visitarle.

Sin embargo, este viernes el otrora papa alemán ha pasado a la eternidad, tal como lo ha certificado el área de prensa del Vaticano. En las siguientes líneas recordaremos por qué Benedicto XVI decidió renunciar al cargo papal, un hecho cuasi extraño.

Francisco I oficiará misa por el funeral del papa emérito Benedicto XVI (Foto: EFE)
Francisco I oficiará misa por el funeral del papa emérito Benedicto XVI (Foto: EFE)

¿POR QUÉ RENUNCIÓ BENEDICTO XVI AL CARGO DE PAPA EN 2013?

Ratzinger fue elegido como el papa número 265 en la historia de la Iglesia católica el 19 de abril de 2005, luego de que 115 cardenales votaran por él tras la muerte del papa Juan Pablo II.

Así, Benedicto XVI ocupó el cargo desde 2005 hasta 2013, cuando anunció su retiro como pontífice, en una decisión que sorprendió al mundo entero. El desconcierto alrededor del planeta tenía una razón de ser, pues se convirtió en el primer papa en dimitir desde que lo hizo Gregorio XII en 1415.

En su declaración, el papa Benedicto XVI citó a su “edad avanzada” como el motivo para su retiro. Estas fueron sus palabras exactas:

“Después de haber examinado repetidamente mi consciencia ante Dios, llegué a la certeza de que mis fuerzas, debido a una edad avanzada, ya no son aptas para un adecuado ejercicio del ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, debido a su esencial naturaleza espiritual, debe llevarse a cabo no solo con palabras y obras, sino también con la oración y el sufrimiento”.

“Sin embargo, en el mundo de hoy, sometido a tantos y tan rápidos cambios y sacudido por cuestiones de profunda relevancia para la vida de fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio son necesarias tanto la fortaleza de la mente como la del cuerpo, fortaleza que, en los últimos meses, se ha deteriorado en mí hasta el punto de que he tenido que reconocer mi incapacidad para cumplir adecuadamente el ministerio que se me confió.

“Por esta razón, y bien consciente de la gravedad de este acto, con plena libertad declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por los cardenales el 19 de abril de 2005, de tal manera, que a partir del 28 de febrero de 2013, a las 20:00 horas, la Sede de Roma, la Sede de San Pedro, quedará vacante y deberá convocarse un cónclave para elegir al nuevo sumo pontífice por aquellos a quienes compete”.

En esta foto de archivo tomada el 25 de diciembre de 2011, el Papa Benedicto XVI entrega la bendición "Urbi et Orbi" desde el balcón de la basílica de San Pedro en el Vaticano. (Foto: Tiziana FABI / AFP)
En esta foto de archivo tomada el 25 de diciembre de 2011, el Papa Benedicto XVI entrega la bendición "Urbi et Orbi" desde el balcón de la basílica de San Pedro en el Vaticano. (Foto: Tiziana FABI / AFP)

¿HUBO ALGÚN OTRO MOTIVO PARA QUE BENEDICTO XVI RENUNCIE AL CARGO DE PAPA?

Muchos especulaban si había alguna otra razón para su retiro además de su edad avanzada, pues años antes se habían destapado casos de abusos sexuales en la Iglesia católica, por los cuales Benedicto pidió perdón en 2010 y prometió hacer más para detener futuros incidentes.

Sin embargo, Federico Lombardi, el entonces portavoz del Vaticano, aseguró que la decisión del papa no se debía a ninguna presión externa. Asimismo, Lombardi recalcó que el Papa Emérito no se encontraba mal de salud por alguna enfermedad en concreto, “sino de un deterioro y debilidad de su cuerpo, como dijo el santo pontífice en su declaración”.