Diogo no recordaba que había comprado un caballo por WhatsApp en la noche de copas. | Foto: Diogo Machado
Diogo no recordaba que había comprado un caballo por WhatsApp en la noche de copas. | Foto: Diogo Machado

La noche de copas de un sábado terminó jugándole una mala pasada a un despistado muchacho en Brasil. El joven de nombre Diogo Machado se encontraba compartiendo unas copas con sus amigos en casa, cuando entre risas decidieron ingresar a un grupo de donde subastaban a un caballo. La historia y lo que hizo con el cuadrúpedo en su poder ha dado la vuelta al mundo.

MIRA TAMBIÉN | Trabajadora de comida rápida califica la personalidad de los clientes según su pedido

El alcohol estaba haciendo efecto y el joven de 24 años, armado de valor, comenzó a ofrecer un monto por el corcel, para su sorpresa -o en ese momento para las carcajadas de los presentes- fue el que más dinero propuso y se quedó con el animal.

“Estaba participando en la subasta online y recuerdo que una persona ofreció 100 reales (unos 20 dólares) por un caballo. Pensé que era demasiado barato y comencé a ofertar más”, señaló en entrevista para ‘. Motivado por el licor en la sangre, el joven puso más sobre la mesa hasta llegar a una cifra alta. “Yo comencé con R$100, después 200, 450 y luego jugué 520″.

Nadie más respondió en el WhatsApp al ver su propuesta y cuando asimiló el embrolló en el que estaba metido, ya era dueño del equino. Para colmo de males, horas después y algo más consciente, el joven cuenta que observó su celular y no podía creerlo, de hecho le consultaban cuándo iba a recogerlo.

“Me desperté con mensajes que me hablaban del precio de la subasta. Estaba en estado de shock y mi madre me quería matar porque yo no recordaba lo que había pasado” . La travesura le costó bastante cara y además un fuerte regaño de su mamá.

Curiosamente, la nota compartida también por ‘’ cuenta que días antes Diogo le había pedido permiso a su progenitora para adoptar un perro Golden Retriever, pero recibió una negativa por falta de espacio en su hogar. Ahora con un caballo como nuevo integrante de la familia no sabía qué hacer.

Lo revendió por internet

Preocupado por cómo iba a conseguir el dinero para cancelar, Diogo comenzó a buscar soluciones. El muchacho era natural de Dourados, mientras que ‘Alzao’ (nombre de la bestia) se encontraba en Novo Horizonte, una localidad a varios kilómetros, por ende, al problema del costo se sumaba también el viaje. “El traslado me salía más caro que el caballo”.

En esas circunstancias no le quedó otra que buscar algún interesado en internet, incluso estaba dispuesto a recibir un menor precio y pagar la diferencia. Apoyado por las redes sociales tras contar su caso, para su buena fortuna, el joven halló un comprador. Solo estuve tranquilo cuando se llevaron el caballo, mi madre me quería matar. Mucha gente me ayudó”.

El caso deja un importante mensaje que puede pasar desapercibido, pero es importante recordar. No es recomendable utilizar el celular cuando uno se encuentra bajo los efectos del alcohol o alguna otra sustancia que nos puede llevar a realizar acciones de manera inconsciente, el joven estuvo en problemas por un momento de diversión. Probablemente ya aprendió la lección.

¿Qué es un equino?

Los equinos o équidos forman parte del conjunto de animales perisodáctilos, cuyos ejemplares son corpulentos, tienen una cantidad impar de dedos y presentan pezuñas en la terminación de sus extremidades. Lo que caracteriza a los equinos es que cada extremidad finaliza en un único dedo, señala el portal ‘’.