El polémico discurso del pastor ha generado miles de críticas en redes sociales. (Facebook: Church at the Well)
El polémico discurso del pastor ha generado miles de críticas en redes sociales. (Facebook: Church at the Well)

Una iglesia es siempre la casa de Dios para los fieles seguidores del cristianismo; sin embargo, en ocasiones, como podría demostrar este , los fundadores o líderes de las congregaciones inescrupulosamente sacan provecho de ello para pedir regalos o dádivas bajo la fachada de un aparente diezmo.

MIRA TAMBIÉN | Invitada de una boda no contiene el hambre y parte el pastel principal de los novios

Sucede aquí, allá y en todos lados como recientemente en una iglesia de Kansas City en Estados Unidos. Carlton Funderburke, pastor de la casa de oración ‘Church at the Well’, se ha convertido en el punto de las críticas en la web debido a un controversial discurso que va en contra de cualquier mandamiento sagrado.

Exige obsequios de marcas exclusivas

El líder brindaba un sermón para los fieles cuando de pronto empezó a reprocharlos debido a los ‘regalos baratos’ que estaba recibiendo. Según indicó, necesitaba un reloj exclusivo de la marca Movado, valorizado en más de mil dólares, y no habían cumplido.

“Todos ustedes saben que pedí uno el año pasado. Ya estamos en agosto y todavía no lo tengo”, manifestó el pastor, según el video compartido por el podcaster y replicado por ‘’. Además, reclamó a los oyentes el por qué sí había dinero para otros gastos del clásico consumismo y no pará él.

“Así es como sé que todavía son pobres, arruinados e infelices, por cómo me han honrado (...) ¿No creen que valgo el dinero que gastan en MacDonalds, en Red Lobster? ¿No valgo la pena un St. John Knit? ¿No valgo para todos ustedes Louis Vuitton? ¿No valgo Prada? ¿No valgo Gucci?”.

Y aunque parezca difícil de creer, los oyentes de su mensaje comenzaron a responder “Sí se puede”, “Vamos”. Esto llenó de ímpetu al pastor y los retó a cumplir, no sin antes llamarlos “baratos”. “Ustedes no han dicho nada. Déjeme derribar la puerta y hablar con mis hijos e hijas baratos”.

El llamado de atención del líder religioso ha generado nuevamente el debate por demostrar la transparencia de estas organizaciones con sus seguidores. Por supuesto, muchas estas críticas van dirigidas a las cabezas y no necesariamente a quienes forman parte de las congregaciones.



tags relacionadas