Connor Cox nunca esperó que su madre le diera una sorpresa como la que recibió en su habitación en el campus de la universidad de Westminster, Pennsylvania. Y es que quiso darle una lección para que nunca olvide lo que le inculcó. Su historia se ha convertido en .

El muchacho cursa el primer año de la carrera de Criminología. Como muchos otros estudiantes de su edad, fue a pasar las fiestas de fin de año en la casa de sus padres en Maryland.

Una vez pasadas las vacaciones, Connor regresó a su rutina en la universidad. Es allí que recibió dos paquetes de su mamá. Emocionado pensó que eran regalos y golosinas.

Al abrir la primera caja encontró lo inimaginable. Una gran cantidad de latas de gaseosa vacías, pañuelos de papel usados entre más basura. De inmediato llamó a su casa.

‘¿Me mandaste un paquete equivocado?, le dijo a su mamá. ‘No, es la basura que tendrías que haber sacado’, le contestó ella entre risas.

Y aunque el otro paquete si tenía lo que él esperaba, nunca olvidará de nuevo sacar su basura de la casa de sus padres. De inmediato tomó una foto de la gran lección y la compartió en con el texto: ‘Pensé que mi mamá me mandaba provisiones… Pero en cambio me envió una caja con basura que yo debí haber sacado’.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.