¡Ni una menos! La violencia contra la mujer está en todas partes del mundo. Esta vez, una joven estadounidense de 27 años, quien radica en España desde hace seis meses, denunció en haber sido brutalmente golpeada y violada por un sujeto cerca de una estación de autobuses. 

Según la denuncia de Facebook de Andrea Sicignano, la joven asistió a un concierto de flamenco con un amigo. Cuando terminó el show, cada cual regresó a su casa por su lado, sin embargo, la joven abordó un bus equivocado sin percatarse.

Se bajó al final del trayecto de la línea y el hombre que la había estado observando cuando estaba a bordo del autobús le ofreció ayuda. "Yo estaba perdida a las 4 de la madrugada y todo el transporte público había dejado de funcionar. Necesitaba ayuda y este hombre me aseguró que podía ayudarme a llegar a casa", contó en Facebook

Sin embargo, fue demasiado tarde cuando la joven estadounidense se dio cuenta que podía estar en peligro. Cuando intentó escapar, 'el hombre se volvió violento'. "Mientras luchaba empezó a vencer. Yo estaba gritando y luchando con todo el poder que podía reunir. Traté desesperadamente de llegar a mi teléfono pero dijo: 'tengo tu teléfono, no puedes llamar a nadie", narró en Facebook

"Me golpeó en la cara una y otra vez hasta que no pude pelear más. Ya no podía gritar. Apenas podía ver a través de la sangre en mis ojos. Él me violó", denunció Andrea Sicignano a través de su perfil de Facebook

Cuando el sujeto la abandonó, deambuló por la carretera hasta que un conductor se detuvo y la ayudó. La condujo hasta el hospital y aplicaron el protocolo de violaciones. Tenía los ojos hinchados, la nariz fracturada en cuatro y varios moretones y arañazos por todo el cuerpo. 

Según informó ABC, tras la denuncia del pasado 9 de diciembre, la Policía logró dar con el agresor, quien tenía antecedentes por nueve delitos, ninguno por agresión sexual. Lo detuvieron de inmediato. 

Por su parte, Andrea Sicignano, agradeció a la Policía de Madrid por haber puesto su caso como 'prioridad máxima'. "Él está encarcelado y se quedará allí hasta el día del juicio (...) podría haberme matado, me dejó en la oscuridad en un charco de mi propia sangre", dijo en Facebook

A pesar del duro momento que atravesó, la joven estadounidense asegura que no permitirá que la violación 'rompa mi espíritu y me defina'.