Los niños de Kovel comparten espacio también con niños con discapacidad y necesidades especiales, que se alojan en la segunda planta del edificio. (Foto: Captura EFE)
Los niños de Kovel comparten espacio también con niños con discapacidad y necesidades especiales, que se alojan en la segunda planta del edificio. (Foto: Captura EFE)

La imagen es desgarradora: decenas de niños tumbados sobre las camas, agitando juguetes o con la mirada perdida en sus cuidadoras. Son los huérfanos ucranianos de Kovel, ahora refugiados en un antiguo edificio de la ciudad polaca de Lodz, y aún creen que su huida de la guerra de “forma parte de un juego”.

Mira esto: Guerra Rusia-Ucrania: niña gimnasta fallece tras impacto de misil ruso en Mariúpol

Salieron del orfanato ucraniano junto a tres cuidadoras y con los ojos vendados para “jugar” en la vida real a una versión del escondite que habían estado “practicando durante un par de días”. Halina Jowic, su directora, explicó a sus 35 niños que, si escuchaban las sirenas, tenían que ser rápidos y esconderse en el sótano, pero el objetivo final era llegar corriendo al autobús para que pudiesen ponerse en marcha lo antes posible.

¿El premio? “Que nos vamos de vacaciones a Polonia”, asegura que les dijo. Aunque, admite, el viaje de huida fue “muy duro” y se hizo todo lo posible para que los pequeños no se dieran cuenta de la situación real.

El objetivo final del viaje, en realidad, era ponerlos a salvo fuera del territorio ucraniano porque las fuerzas de Vladimir Putin estaban intensificando los bombardeos. El viaje duró en total casi ocho horas, pero al llegar a la frontera, tuvieron que cruzar a pie hacia Polonia y lo hicieron con otro grupo de huérfanos que también habían huido de otro centro.

La huida disfrazada de juego de los niños de un orfanato de Ucrania
Halina Jowic, su directora, explicó a sus 35 niños que, si escuchaban las sirenas, tenían que ser rápidos y esconderse en el sótano, pero el objetivo final era llegar corriendo al autobús para que pudiesen ponerse en marcha lo antes posible. (Fuente: EFE)

En total, 94 menores de entre 3 y 16 años fueron recogidos por autobuses enviados a la frontera por la Fundación Happy Kids, que ha ayudado a evacuar a miles de niños ucranianos y sigue tratando de sacar a menores que se encuentran en otros orfanatos repartidos por todo el país. Ucrania tiene más de 150.000 niños en hogares de acogida.

Este grupo ha encontrado refugio en un edificio en Lodz, que había albergado antes una institución de acogida de menores polacos y estaba prácticamente vacío. Ahora, además de los niños, hay un grupo de voluntarios montando mobiliario, dos cocineras, y varias educadoras intentando que este edificio sea lo más parecido a un hogar. “Nos gustaría volver pronto a Ucrania, pero no sé”, duda Jowic.

La veinteañera Irina Chosik, una de las cuidadoras, no se separa de los niños más pequeños del grupo y tampoco logra frenar las lágrimas. “Solo queremos volver a Ucrania, esto está siendo una pesadilla, aunque los polacos nos han dado todo (…) no se me olvida cómo ese día empezaron a lanzarse bombas y escucharse disparos, cuando la guerra empezó”, dice.

Los niños de Kovel comparten espacio también con niños con discapacidad y necesidades especiales, que se alojan en la segunda planta del edificio, pero en estas circunstancias es difícil ofrecer una atención especial a cada uno de los grupos, y los orfanatos ucranianos tampoco han podido traerse a todo el personal desde Ucrania.

Jowic solo tiene una petición para la comunidad internacional y sobre todo para Europa: “Necesitamos una zona de exclusión aérea para que los niños puedan salir de Ucrania, hay que parar los bombardeos para sacar a niños y mujeres”, insta, mientras recuerda que las fuerzas rusas no distinguen en sus ataques entre civiles y objetivos militares.

Uno de los niños que vino con ella a este orfanato es su propio nieto. Ella tiene dos hijos, una chica de 29 años militar de profesión y un chico de 30 reclutado por el Ejército ucraniano después de la invasión rusa el pasado 24 de febrero. Ahora ambos se encuentran combatiendo a las tropas de Moscú en el frente, por lo que ella tiene que hacerse cargo de su nieto.

“Igual que ellos tienen el objetivo de defender Ucrania, mi misión es salvar la vida de estos niños, que no tienen ni dónde estar, ni los cuidados de sus padres”, asegura.

La alcaldesa de Lodz, Hanna Zdanowska, promete hacer todo lo posible por los niños que siguen atrapados en Ucrania, como un grupo de 17 bebés que han llegado esta semana a los hospitales de la ciudad, después de pasar dos semanas en un sótano de Kiev, desarrollando una fuerte neumonía que puso su vida en riesgo.

De momento, Jowic le agradece la acogida de este centenar de huérfanos, y, como gesto de agradecimiento, los niños se concentran en el cuarto para cantar el himno de Ucrania. Lo hacen con una mano en el corazón, y sin perder de vista a sus cuidadoras. “Hemos hecho todo lo posible y parece que, por ahora, la mayoría no se ha dado cuenta de la guerra”, celebra la directora.

Fuente: EFE

VIDEO RECOMENDADO

Presidente ucraniano pide a la Unión Europea detener todo el comercio con Rusia

Presidente ucraniano pide a la Unión Europea detener todo el comercio con Rusia
Presidente ucraniano pide a la Unión Europea detener todo el comercio con Rusia

tags relacionadas