El presidente electo de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (centro), asiste a una discusión sobre la selva amazónica en la conferencia climática COP27 en la ciudad turística de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, en Egipto, el 16 de noviembre de 2022. (Foto de JOSEPH EID / AFP)
El presidente electo de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (centro), asiste a una discusión sobre la selva amazónica en la conferencia climática COP27 en la ciudad turística de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, en Egipto, el 16 de noviembre de 2022. (Foto de JOSEPH EID / AFP)

El presidente electo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, propuso este miércoles organizar la 30ª conferencia del clima de la ONU en 2025 en la Amazonía brasileña.

En su primera intervención en la COP27, Lula declaró que planteará esa propuesta al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para que la reunión climática anual “se haga en Brasil, en la Amazonía”.

Según detalló, hay “dos estados aptos” para organizar esa cita, el de Amazonas y el de Pará.

Recibido con vivas y aplausos por una multitud de simpatizantes y miembros de la sociedad civil en Sharm el Sheij, en Egipto, Lula prometió librar una “lucha muy fuerte” contra la deforestación de la Amazonía, que avanzó con fuerza en los últimos cuatro años de mandato de Jair Bolsonaro.

Vamos a “acabar con el proceso de degradación que están viviendo nuestros bosques tropicales”, proclamó.

En ese acto, organizado por gobernadores de los nueve estados brasileños amazónicos, Lula afirmó que con su regreso a la presidencia, que asumirá el 1 de enero, “Brasil está de vuelta en el mundo”, empezando por la agenda climática.

“Brasil no puede estar aislado como lo estuvo en los últimos cuatro años”, con un gobierno que no hizo “ningún esfuerzo para conversar con el mundo”, afirmó.

El dirigente de izquierda anunció además la creación, por primera vez, de un ministerio de los Pueblos Originarios, para que “no sean tratados como bandidos”, y prometió “hablar mucho” con los pueblos indígenas para coordinar políticas en la Amazonía.

En el acto, el gobernador del estado de Pará, Helder Barbalho, leyó una carta conjunta de los gobernadores amazónicos brasileños, en la que estos pidieron a Lula una “mayor celeridad en la tramitación de los apoyos internacionales”.

La cuestión de esos apoyos es uno de los puntos focales de la participación de Lula en la COP27, después de que Noruega y Alemania, principales contribuyentes del Fondo Amazonía, anunciaran su intención de desbloquear los millonarios fondos congelados desde 2019 a causa de la política de Bolsonaro.

Lula se reunió la noche del sábado con el enviado norteamericano para el clima, John Kerry, quien manifestó su compromiso en la preservación de la Amazonía y anunció que trabajará en ese sentido con el próximo gobierno brasileño y con Noruega y Alemania.

Fuente: AFP