Justine Johnson podría enfrentar una condena de cadena perpetua si se comprueba que asesinó a su hija de tres años. (Foto: Twitter)
Justine Johnson podría enfrentar una condena de cadena perpetua si se comprueba que asesinó a su hija de tres años. (Foto: Twitter)

Antes de terminar con la vida de su propia hija de tres años, Justine Johnson aseguró haber escuchado voces a través del televisor que le decían que lastimara a la niña para que ella pueda vivir.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

La pequeña Sutton Mosser se encontraba viendo ‘Bob Esponja’ en la casa de su abuela en Michigan (Estados Unidos), donde vivió durante un mes y medio, cuando su propia madre, una joven de 22 años, la asesinó de varias puñaladas en el cuerpo, informó la cadena de noticias .

A pesar de que todas las evidencias la apuntan como la principal responsable del crimen, Johnson se declaró inocente de un cargo por homicidio perpetrado durante la comisión de otro delito y de un cargo de abuso infantil, según detalló la Oficina del fiscal del Condado de Iosco, en Michigan.

“Mi oficina tiene la intención de proceder a un juicio, para que un jurado pueda determinar la culpabilidad”, señaló el fiscal James A. Bacarella a la prensa. “Este caso es una tragedia horrible y no puedo imaginar el nivel de dolor que sintió la familia que amaba a esta niña”, aseguró.

Un funcionario de los Servicios de Protección Infantil (CPS, por sus siglas en inglés) le informó a la policía que la madre tenía abstinencia de heroína, pero que el día del asesinato de su hija consumió cocaína.

Sutton había celebró su cumpleaños dos días antes de morir.

“Mi hija amaba a su hija. La gente la retrata como alguien que no es”, dijo Alisa Johnson, madre de Justine Johnson, durante una comunicación telefónica.

Los reportes policiales señalaron que el día de la muerte de la menor, el 17 de septiembre de 2021, los agentes de policía del municipio de Oscoda, acudieron a la casa luego que uno de los hermanos de Johnson alertara al 911 haber encontrado un pie humano que sobresalía de una bolsa de basura negra.

Esa noche, Knesley Johnson llegó a su casa y preguntó por su sobrina. Al no tener respuesta de la madre, decidió buscarla por toda la casa y descubrió la extremidad que estaba oculta en una habitación.

Cuando las autoridades llegaron al domicilio, confirmaron que la bolsa contenía el cuerpo de la niña. Había sufrido múltiples puñaladas por todo el cuerpo; sin embargo, la madre no estaba en la escena del crimen.

Johnson fue encontrada caminando cerca de las vías del tren. Fue arrestada y llevada al departamento de la policía.

Cadena perpetua

Las autoridades policiales informaron del hecho a los Servicios de Protección Infantil, quienes abrieron una investigación. Un funcionario de la institución entrevistó a la madre el 1 de octubre y contó lo que sucedió ese día.

Ella estaba viendo televisión con su pequeña hija cuando escuchó unas voces provenientes del aparato que le indicaron que le harían daño si es que no lastimaba a su hija. Sin embargo, Johnson señaló no recordar haber matado a la menor.

Asimismo, aseguró que después del crimen fue a su propia casa e intentó suicidarse, pero no lo logró y volvió donde su madre. En el camino fue detenida.

Johnson se presentó ante la corte el 4 de febrero. El juez determinó que el caso deberá ir a juicio, por lo que la próxima audiencia será el 28 de febrero.

Si la condenan, el cargo de homicidio conlleva una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

VIDEO RECOMENDADO

Asesinan a hombre en avícola