Los niños asisten a una clase en una escuela pública el primer día de clases presenciales después de dos años y medio de aprendizaje remoto debido a la pandemia de COVID-19. (Foto: NORBERTO DUARTE / AFP)
Los niños asisten a una clase en una escuela pública el primer día de clases presenciales después de dos años y medio de aprendizaje remoto debido a la pandemia de COVID-19. (Foto: NORBERTO DUARTE / AFP)

El mundo está volviendo a la presencialidad después de más de dos años de aislamiento por COVID-19 y, a pesar de que el virus continúa siendo considerado como una pandemia, los escolares se están enfrentando a una nueva fase de agentes de contagio menos letales, pero posiblemente igual de virales.

Mano-pie-boca, herpangina, resfrío e incluso asma son algunas de las enfermedades que están aumentando últimamente en los menores que regresaron a clases y mantienen contacto con sus compañeros, señala de Argentina.

El hospital está atendiendo entre 500 y 700 personas como demanda espontánea sumado a la atención programada y en el último tiempo vimos números más altos, incluso que los de pre-pandemia”, indicó durante una entrevista Nicolás Affranchino, médico del Hospital pediátrico Garrahan, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires.

El galeno señaló que “esto se vincula con el regreso de enfermedades infecciosas que comenzaron a incrementarse a partir de una mayor circulación de las personas, y con una demanda contenida de situaciones que no se atendieron durante la pandemia”.

“Lo más prevalente en este momento son los virus estacionales como el rinovirus (que causa resfrío común) e influenza (el de la gripe), pero también estamos teniendo muchas consultas de pacientes con obesidad, trastornos de desarrollo, de conducta y enfermedades crónicas”, describió.

Mano-Pie-Boca

Affranchino resaltó la importante atención que se le debe dar a los casos más recientes de enfermedades virales como mano-pie-boca y la herpangina.

“Se trata de enfermedades causadas por virus de la familia de los enterovirus, el más común es el coxsackie, que generan cuadros con ampollas solo en la garganta o en partes del cuerpo como las manos, pies y boca, de ahí el nombre”, señaló.

Por lo general, señaló, son afecciones benignas con cuadros autolimitados (los resuelve el propio organismo mediante el desarrollo de defensas específicas).

Por su parte, la médico infectóloga pediatra Gabriela Tapponnier indicó que “en este momento estamos teniendo una alta circulación del virus de la gripe que afecta también a los niños generando cuadros respiratorios con tos, fiebre, congestión nasal y dolor de cabeza”.

“Se están viendo cuadros producidos por otros virus que se transmiten por la vía respiratoria que tienen que ver con la época del año como el coxsackie que genera la enfermedad mano-pie-boca”, remarcó la también secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Asma

“En esta época del año donde aumentan las infecciones de la vía respiratoria tanto superior como inferior por gripes o resfríos, los pacientes con asma pueden tener exacerbaciones; otros desencadenantes pueden ser los cambios de temperatura y de clima; por eso es importante la consulta previa para estar preparado”, agregó por su parte Anahí Yañez médica especialista en Alergia e Inmunología Clínica.

A modo se sugerencia, Tapponnier indicó que para evitar ser parte de este tipo de afecciones, es necesario “mantener los cuidados que aprendimos con COVID-19 que tienen que ver con el lavado de manos, la ventilación de los ambientes, la limpieza de las superficies y mantener el esquema de vacunación completo”.

VIDEO RECOMENDADO

Mmd-vd 20220416 Hth Chn Virussalud 328e6rv Es