Mariano Alejandro Bonetto (der) fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de dos jóvenes (izq una de sus víctimas). (Foto: Captura de video C5N)
Mariano Alejandro Bonetto (der) fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de dos jóvenes (izq una de sus víctimas). (Foto: Captura de video C5N)

En septiembre de 2018, la justicia argentina sentenció a cadena perpetua a Mariano Alejandro Bonetto por el asesinato de dos jóvenes que asistieron a un parque a celebrar el cumpleaños de un amigo. Ahora, casi 4 años después del horrendo crimen, este sujeto podría quedar en libertad tras ser declarado inimputable por la Cámara Nacional de Casación, quien lo envió a un neuropsiquiátrico.

“Con esta decisión, Bonetto pasa a la jurisdicción civil, no penal, y ésta puede liberarlo ya mañana”, advirtió indignada la madre de Natalia Grenbenshicova, una de las víctimas de este sujeto. “Es indignante para todos nosotros”, agregó a Carlos, el papá de Nuria Couto, la segunda víctima.

Una agresión inexplicable y dos amigas muertas

El horrendo crimen ocurrió el 11 de octubre de 2016 en Buenos Aires, Argentina, cuando las amigas Nuria y Natalia salieron de la Escuela Superior de Bellas Artes Manuel Belgrano para asistir a un parque junto a otros amigos y festejar el cumpleaños de uno de ellos.

Según la mamá de Natalia, el ataque habría sido premeditado. A pesar de que nunca había visto a las víctimas antes de ese día, Bonetto se ensañó con ellas. “Se acercó al grupo y se quedó un rato charlando con ellos como si quisiera hacerse amigo”, recordó la mujer.

En un momento de descuido, el asesino se abalanzó sobre Nuria y la apuñaló 17 veces. Sin esperar un segundo atacó directamente a Natalia y le dio cuatro puñaladas en distintas partes del cuerpo.

Martín Ranrock, un amigo de las jóvenes que vio el ataque y pidió ayuda a gritos fue alcanzado por Bonetto y le dio varias puntadas. Este joven hubiese sido la tercera víctima, pero varios testigos en la escena intervinieron y redujeron al atacante.

Nuria murió casi un mes después del ataque en el Hospital Argerich. Natalia falleció tan solo días después, el 24 de noviembre, con tan solo 15 años.

Un giro que favorece al atacante

El Juzgado Civil 25 de Buenos Aires, dispuso el último jueves que Bonetto sea trasladado hospital Borda para que sea tratado por problemas mentales.

“Es realmente nefasto este fallo, pero vamos a apelar ante la Corte Suprema de Justicia porque el señor Bonetto va a tener más probabilidades de estar en la calle en poco tiempo matando gente”, indicó a Télam la abogada Liliana Borysiuk, representante de una de las víctimas.

La letrada señaló que el juzgado civil deberá ordenar que se le practiquen los exámenes psiquiátricos correspondientes, aunque sostuvo que el condenado quedó “muy cerca de volver a estar libre”.

Según Héctor Magariños, uno de los tres jueces de la Sala III de Casación, que vio el caso de Bonetto, señaló que los miembros del tribunal aprobaron por “unanimidad” que el sujeto padece de un cuadro psicótico compatible con síndrome delirante crónico.

Según los especialistas, eso “le ha impedido en el momento del hecho comprender las características del acto y la dirección de sus acciones”.

El dolor de las familias

Los familiares de las víctimas no están de acuerdo con la nueva decisión de la justicia de su país y esperan que esta se revierta.

Carlos Couto, padre de Nuria, señaló que fue el propio Bonetto quien reconoció su responsabilidad. “Escribió una carta inculpándose, les dijo a los jueces que los había engañado y que estaba totalmente consciente cuando las mató”, recordó.

“Por eso estoy triste. En este mundo el argumento, las pruebas, todo el trabajo de las partes, abogados, peritos, no valen nada cuando interviene la plata”, subrayó angustiada la mamá de Natalia.

“Creo que todo asesino no es normal desde el punto de vista humano, eso no significa que nosotros como sociedad tenemos que demoler las cárceles y solo dejar los hospitales”, concluyó.